Loading...

Nota del Editor

LANDLINE

Publicada el 07/01/2016

Querido lector,

¿Alguna vez te has preguntado qué tanto tiempo le dedicas a tu novi@?, ¿si es poco, mucho, más o menos lo adecuado, o si te vuelas la barda acosándol@ con whats multitudinarios día y noche? Además, ¿qué tanto es tantito?, y ¿quién podría asegurar cuánto y cada cuándo es lo apropiado para que una relación se mantenga fresca y saludable como lechuga?

Bueno, pues en las parejas, ya sean reales o literarias, esos detalles suelen contar, y mucho. Bien dicen que más vale calidad que cantidad, pero a Georgie eso no parece quedarle muy claro que digamos en Landline, la última novela que hemos publicado de Raibow Rowell, pues dedica demasiado tiempo y energía a su trabajo como guionista de televisión, mientras su amado Neal se aboca a atender las necesidades prácticas y emocionales de la relación que ambos mantienen desde hace ya un tiempo.

Todo el mundo sabe que a medida que los años transcurren, las relaciones se amoldan, van adquiriendo tanto buenas costumbres como terribles vicios, incluso puede ocurrir que se formen telarañas de suspicacia. Si Georgie además, por cuestiones de trabajo, pasa buen rato diariamente con un súper-amigo-guapo-simpático-entrañable-alma-gemela-pero-nada-de-nada, la cosa se complica para su relación con Neal. ¿A quién le gusta que su pareja se la viva con un amor prácticamente platónico, por las razones que sean?

Georgie ama su trabajo y tiene ante sí la gran oportunidad de cristalizar su sueño con un súper proyecto televisivo que promete ser una bomba exitosa? justo en Navidad, y precisamente en las fechas de un compromiso con la familia de Neal que decide posponer. Pero Neal no puede ser híper paciente y comprensivo para siempre, así que Georgie tendrá que poner en la balanza las cosas que quiere, debe definir más pronto que tarde a qué le debe lealtad, si es capaz de renunciar a aquello por lo que ha luchado tanto tiempo, su vida personal o su labor profesional. ¿Qué será lo más preciado para ella?

La trama de Landline descansa en la cotidianidad de las relaciones personales tan típica de Rowell pero con un toque mágico representado por el auricular de un teléfono viejo, de ésos fijos con disco para marcar y que ya nadie usa, pero que asombrosamente le permite comunicarse con su amado Neal del pasado, cuando los dos apenas iban a la escuela y todo era bello. Esa misteriosa y renovada línea comunicativa (la comunicación siempre ha sido el coco de las parejas) les brinda una segunda oportunidad en el amor. Se trata de un metafórico viaje en el tiempo y en la conexión mutua que puede cambiar su futuro. ¿Tú qué harías si te toparas con tremenda suerte?

Nadie dijo que la cosa sería fácil, lo bueno cuesta, pero juntos podrían lograr que sea suficiente? ¿Será?

Gracias por leer las novelas que publicamos,

Dania Mejía

Editora Alfaguara YA / Penguin Random House

Compártelo: