Loading...

LOS 7 HáBITOS DE LOS ADOLESCENTES ALTAMENTE EFECTIVOS

Sean Covey

0


Fragmento

MI PRIMER CORAZÓN ROTO

Igual que como el aire es el mayor alimento del cuerpo humano, ser entendido (hábito 5: Buscar primero entender, luego ser entendido) es el alimento más profundo del corazón humano. Note en esta historia el poder del amor incondicional y cómo simplemente entender puede curar.

Cuando tenía 17 años, sufrí mi primer decepción amorosa. Nunca olvidaré el dolor de esa experiencia. La chica que era mi novia, sin advertencia y sin piedad, rompió nuestra relación e inmediatamente empezó a salir con un amigo mío. En ese momento, mi mundo se derrumbó. Recuerdo que conducía mi jeep 1952 por las colinas arriba de mi casa en California, resuelto a nunca volver a la escuela o a la vida. Por último, al ponerse el sol, el hambre y el dolor me devolvieron a mi hogar. Decía muy poco, pero la mirada en mis ojos debe haber expresado a mis padres lo que sucedía. No podía comer, así que me iba a mi recámara, me acostaba en la cama y empezaba a llorar. Lloraba y lloraba. Después de un tiempo, la puerta de mi recámara se abrió con suavidad y sentí la presencia de mi padre parado en silencio a la orilla de mi cama. Con delicadeza, jaló los cobertores de mi cama y se metió a mi lado. Me cubrió con sus brazos fuertes y cálidos, y me apretó más fuerte de lo que nunca había hecho. Acercó mi corazón, mi cuerpo y mi espíritu hacia él. Sentía su calidez y fortaleza, mientras seguía llorando. Y luego, mi papá empezó a llorar junto conmigo. Sentía su pecho temblar con mis propios sollozos. Su cara estaba presionada en un lado de la mía y sentía sus lágrimas calientes que se mezclaban con las mías y corrían por mis mejillas. No me dijo nada. Sólo lloraba. Lloraba porque tenía un problema. Lloraba porque me amaba y sentía mi dolor. Mi padre se levantó, acomodó los cobertores alrededor de mi barbilla y descansó su mano sobre mi hombro. Luego comentó: “Hijo mío, te prometo que el sol volverá a salir. Te quiero mucho”. Entonces se fue con la misma delicadeza con que había llegado. Él tenía razón. El sol volvió a salir. Me levanté, me vestí lo mejor que pude, pulí mi jeep y me dirigí a la escuela.

Recibe antes que nadie historias como ésta

La vida continuó, más rica que antes de alguna manera porque sabía que era amado, incondicionalmente, por un padre que me enseñó lo que significa la empatía. Recién cerré la tapa del ataúd de mi padre. Antes de ello, hice una pausa, una vez más, para tocar sus mejillas y recordar esa noche, hacía ya tanto tiempo.


escudo

Experiencias tan profundamente emotivas duran toda la vida y son guías poderosas para la siguiente generación. Supongo que esta persona hace con sus hijos lo mismo que su padre hizo con él.

AFICIÓN POR LAS LUCHAS

Mire cómo el tremendo discernimiento que este padre obtuvo le permitió no rendirse en su esfuerzo por negociar un convenio ganar-ganar con su hijo, ni darse por vencido ante sus condiciones una vez que se llegó al acuerdo.

Regresé de una sesión de capacitación con la frase: “Si haces lo que siempre has hecho, vas a obtener lo que siempre has obtenido” sonando en mis oídos. No pasó mucho tiempo antes de tener la oportunidad de ver si realmente era verdad.

Mi hijo Jake contaba con 13 años en ese momento, y realmente tenía una manía por las luchas. Cierto día, nos preguntó a mi esposa Rebecca y a mí si podía ir a la fiesta de las luchas en casa de un amigo el miércoles anterior al día de Acción de Gracias. La fiesta terminaría cerca de las 11 de la noche y este chico tenía una ruta que cumplir para entregar diarios a las cinco de la mañana. Además, vendrían familiares a la celebración del día de gracias el día siguiente. Si Jake no dormía cuando menos 10 horas, no sería un chico muy agradable con quien se pudiera hablar. Todos estos pensamientos me vinieron a la mente cuando nos pidió permiso.

Sí quería que fuera, y no deseaba ser el malo del cuento. Así que decidí empezar una discusión: “Jake, las 11 de la noche es muy tarde. Hablemos de cómo podríamos hacer que esto sucediera [ ...