Loading...

A LUPITA LE GUSTABA PLANCHAR

Laura Esquivel   Jordi Castells  

0


Fragmento

background imagebackground image LAURA ESQUIVEL - JORDI CASTELLS background imagebackground imagebackground image
                                  

background image background image background image background imagebackground imagebackground imagePodía pasar largas horas planchando sin dar muestras de agotamiento.Lo consideraba su mejor terapia y lo hacía diariamente…… incluso después de un largo día de trabajo.6 background imagebackground imagebackground imageLa pasión por el planchado la heredó de su madre.Lupita seguía al pie de la letra el ritual, que daba inicio con el correcto rociado de la ropa.Las modernas planchas de vapor no requerían que la ropa fuera rociada previamente, pero para Lupita no existía otra manera de planchar…… y evitar el rociado representaba un sacrilegio.¡En la madre!7 background imagebackground imagebackground imagePuta madre, ahora sí se me hizo bien tarde.No voy a llegar a ver a Inocencio…No sé por qué me engaño. Ni mevoltea a ver.Ay, y sigo igual o peor de gorda. Y pensar que dejé que el pinche capitán Arévalo me manoseara para convencerlo de cambiarme el turno. Y todo para que Inocencio vea que sigo igual de marrana.Perdón por las groserías, virgencita.8 background imagebackground imagebackground imageLupita conocía el miedo. Lo había experimentado miles de veces. Lo olía, lo percibía, lo adivinaba ya fuera en ella o en otros.Cual perro callejero lo detectaba a metros de distancia.Por la forma de caminar, sabía quién temía ser violada.Quién temía ser discriminado.Quién le temía a la vejez.Quién a la pobreza.Quién alsecuestro.Si me apuro, igual y sí los alcanzo; luego el señor delegado se atrasa en estos eventos…Puta, nomás que me vengo meando. Le podría pedir a la doña de la fonda que me deje usar su baño. No. No haytiempo.Vaya, todavía está el coche del delegado. 9 background imagebackground image

Recibe antes que nadie historias como ésta