Loading...

ALTA INFIDELIDAD

Rosa Beltrán  

0


Fragmento

Se enamoró. De un hombre con mal tono muscular y bolsas debajo de los ojos. No pudo evitarlo. Uno no puede evitar esas cosas, aunque lo intente. No lo intentó tampoco. Pero en días como ése le gustaba pensar en lo que habría pasado de hacerlo. En lo que sería de ella si hubiera elegido cualquier otra cosa, la que fuera. No deberíamos malgastarnos tanto en el amor, pensó, no hay una razón objetiva para elegir el amor sobre cualquier otra experiencia. Pisó el acelerador, creía concentrarse en llegar lo más pronto posible. En realidad lo que estaba haciendo era tratar de convencerse. Al lado de Julián se sentía volar. No importa de qué humor estuviera, siempre se excitaba, siempre era fascinante. No él, sino ella. Y ésta era una razón para haber elegido a Julián sobre cualquier otra cosa. Por ejemplo, los dichosos estudios de género. Aunque también estaba la historia de su mala suerte. Dos razones como dos gemelas tiránicas: una, el deseo frenético; otra la mala suerte. El amor es un perro del infierno, pensó. Eso decía Bukowski. ¿Podría alguien sostener lo contrario? Miró a los lados del coche, como si preguntara a un público inexistente. No ella. Esperó que la luz del semáforo cambiara a verde, después aceleró y hurgó un poco dentro de su mente. Del deseo encontró poco qué pensar. Ninguna conclusión. De la mala suerte, en cambio, tenía varios ejemplos.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Primero había sido aquel tío, a sus cuatro años, cuando ella, vestida como un pastel, se acercó a saludarlo y él la sentó en sus piernas. Bajo el vestido de encajes sintió de pronto que la mano del tío sacaba algo blando de un cierre y que ponía aquello debajo del vestido hampón. Y sintió también cómo se mecía y se apretaba el tío, deteniéndose sólo para aplaudir entre un número y otro de aquel festival, como si estuviera muy contento con lo de los perritos brincando aros, tomando las manitas de ella y haciéndola aplaudir también. Como primera experiencia no fue algo espantoso, aunque tampoco lo contó. Más tarde, hasta ella misma llegó a pensarse como una persona discreta. Decidió entonces que había secretos para decir aunque la mayoría eran para guardar, y no siempre se guardaban los más terribles, sino los más inconvenientes. Por ejemplo: lo que sentía cuando de adolescente se acercaba a un grupo de jóvenes en las fiestas y los veía dispersarse, riendo y lanzándose miradas al ver su rostro sembrado de barros, como si se aproximara una explosión de hormonas viviente. Cuando oyó el primer apodo se sintió morir. Le dijeron Vodka, porque estaba hecha de grano. Cuando oyó el segundo fue como una piedra cayendo sobre una larva casi calcinada por el sol: Ventana Colonial, por los barrotes. Cuando oyó el tercero, ya se había acostumbrado.

La crisis nerviosa fue sutil. Tomó la forma de una voz, la voz de su madre diciendo: mírate en mí. Las mujeres no necesitamos de la aprobación masculina. Esto la aterró bastante y la inspiró a hacer varias dietas. La de la luna, la de la piña y leche, la dieta de la desesperación, a base de restos de uñas. Cuando cumplió diecisiete se mudó a vivir sola. No hablaba con nadie y cuando iba a algún parque desviaba la mirada de las parejas. Vivía en una pequeña habitación de un edificio de cuatro pisos y aunque nunca saludaba, en general los hombres mayores se le acercaban. Le clavaban los ojos como a un cadáver.

—Me preocupo por ti —eso le decían.

Nunca eran solteros ni casados, sino siempre hombres que estaban separándose o a punto de separarse de sus mujeres. Como norma, estaban decepcionados de algo o de todo, eran depresivos y molestos, como la lluvia. Los pocos jóvenes que conoció estaban obsesionados por hacer bíceps en un gimnasio o eran demasiado apáticos. Sobre todo, eso.

—¿Cómo puedes leer a alguien que se llame Honorato? —le había dicho uno con el que durmió luego de una noche apasionada, cuando la vio leyendo Père Goriot en la cama—. Lo peor no es que leas a alguien que se llama Honorato, sino que le creas.

—De verdad que eres rarísima —le dijo otro—. ¿Por qué no haces ejercicio? ¿Qué no sabes que la única manera de deshacerte del cuerpo es ocupándote de él?

Antes de acelerar de nuevo, pensó:

En cada ocasión, el cuerpo había estado entre los demás y ella.

El año en que entró a la universidad a estudiar literatura, todo pareció cambiar. Los barros se fueron, embarneció y se hizo amante de Klaus, un compañero suyo que traía la novedad de Berlín en la voz. Un ex comunista, ex becario de la RDA, encantado con el sol y el erotismo de su país, según le dijo. Tal vez fue el misterio que emanaba de esa voz y de las actitudes bruscas y al mismo tiempo cálidas de Klaus, o el hecho de estudiar poesía o de tener veinte años, cada una de esas cosas o todo a la vez lo que la hizo engancharse en aquella pasión loca. Juntos estudiaban a Denis de Rougemont: mucho teorizar sobre la imposibilidad de amar y luego hacer el amor por horas y horas. Sin pensarlo mucho, ella creyó que aquello acabaría en una vida juntos. La noche antes del examen profesional, Klaus le dijo que estaba casado, que tenía dos hijos y que no había querido decírselo porque no vivir ese amor le había parecido injusto con el destino.

—¿Cómo podíamos ir en contra de lo que Alguien Más había escrito para nosotros? —eso le dijo.

Carpe Diem. Ella reprobó el examen, Klaus aprobó con honores y trajo a su mujer a vivir al país con sus dos hijos. Ella los vio alguna vez en una conferencia, él hablando sobre el amor cortés con dos querubines teutónicos y su rubia madre al frente. Fue entonces cuando volvió a oír la voz: era su madre hablándole de las mujeres ilustres. Mírate en ellas. Piensa en Marie Curie, le decía, piensa en Isabel I o en Sor Juana. Eso: piensa nada más en las monjas y en las santas, si quieres. Piensa en Juana de Arco. ¿Qué es lo que ves? Que San Jorge no es nadie frente a ella. ¿Quién puede comparar la lucha de Juana de Arco con la de San Jorge y un dragón? ¿Quién podría creer en un santo inexistente?

—Te has pasado toda mi vida hablándome de eso —le dijo ella, un día en que su madre fue a visitarla y ella decidió que no se levantaría nunca más de la cama.

—Lo hago por tu bien. Las mujeres de hoy ya no piensan en hombres.

—¿Y en qué piensan entonces?

Recordó el rostro de su madre acercándose hasta rozar el suyo; un rostro volviéndose, de pronto, inmenso. Revelando una emoción que no le había conocido:

—En algo mucho más excitante. En el éxito.

Decir que instauró una especie de Altar de las Mujeres Ilustres con los libros que su madre le llevó el día que la fue a ver a la cama, y que desde allí dirigía sus operaciones era decir mucho, ya que en realidad era esa función del cuerpo donde cada órgano parece tomar las riendas de la vida, la que empezó a actuar por propia cuenta. Inauguró cierto método: comer porciones cada vez menores para dejar de hacerlo, beber sólo agua, dormir y llorar copiosamente. Leer o no leer, ese era en realidad el único dilema. Pero ¿quién puede ser la paciente Penélope, Emma Bovary o Blanche du Bois, confiando en la generosidad de los extraños en estas condiciones? Lo que hacía no era leer, era otra cosa. Empezó lentamente, luego aceleró; devoraba libros como otros devoran pasteles. Y se recobró. Al fin se graduó y obtuvo una plaza de investigadora en lo único que parecía tener todavía sentido, dada su afición a leer al revés o más bien a desleer: los estudios de género. Se hizo editora. Desde su cubículo, la voz de su madre, en el recuerdo, la apoyaba siempre. Como toda madre, ya se sabe, estaba siempre dispuesta a acoger y arropar. Si no quieres mirarte en mí, mírate en ellas.

Pero en cuanto Julián (quince años mayor y con una sonrisa cómplice que acentuaban las bolsas) irrumpió en la revista que ella editaba y luego de mirarla de arriba abajo, sonriendo, le dio a entender que tal vez querría algo más que publicar ahí, la voz pareció olvidársele. Fue corriendo por su madre al pasado y la encerró ahí, dándole la llave a aquel extraño, previa advertencia. Debía amarla por algo más que su cuerpo, le dijo, y entonces se desnudó. Debía amarla por sus ideas.

¡Pero de qué ideas le hablaba!, dijo él luego de hacer el amor, y ella se molestó muchísimo, así que él recapacitó. No es que él hubiera querido ofenderla, no. En realidad, lo que él había querido decir era: ¿Por cuáles de sus ideas debía amarla? ¿Por todas? ¿O sólo por algunas? ¿Por las más brillantes? ¿O también por las superficiales y pedestres puesto que, siéndolo, hacían de ella lo que era? Mayéutica. Así se llamaba el método que él usaba. Preguntar obviedades hasta aturdirla para llegar a una verdad, su verdad. Y es que Julián era filósofo (profesor de filosofía, en realidad), y eso a medias; según él, gourmet (a medias también) y consultor de empresas publicitarias, aunque esto era sólo por ganar dinero y sólo eventualmente, gracias a una amiga, y por lo tanto, menos que a medias. Pero ella empezó a amarlo por eso, precisamente, porque le dio en pensar que eso era un pensador. Que así era El pensador de Rodin. Todo lo contrario del pobre Gregorio Samsa, que una vez convertido en escarabajo no piensa más que en llegar a tiempo al trabajo. Lo amaba por lo que hacía o por lo que no hacía, más bien: venderse. Y es que ella era una mujer, si no ilustre, al menos llena de ilustración. Era autosuficiente, y el paso de la manutención estaba por lo tanto zanjado. Tenía sus tres guineas al año y su habitación propia, aunque vacía, y esta era o más bien había sido su tragedia. Una tragedia risible para muchos, sobre todo para quienes los domingos, luego de ver televisión todo el día, piensan con tranquilidad, como Heidegger: “estoy solo” y se van a dormir muy a gusto pues han podido asimilar sin problemas aquello de que Dios ha muerto. Para ella no, en cambio. Si tomando un café mientras tenía desplegado el Altar de sus Mujeres Ilustres, cuyas vidas estudiaba con dedicación, llegaba a pensar: estoy sola, esta idea la hacía apagar la computadora y anulaba incluso el deseo de un tiempo futuro, ya no digamos del presente. Se metía entonces en la cama o se dejaba poseer por una fiebre de trabajo que sentía el paso necesario de la ilustración, todo con tal de evitar la idea de aquel tío y aquel rostro sembrado de barros y a los hombres en vías de separación y a Klaus y la odiosa lírica provenzal y los estudios de género. Así pues, esta era otra razón de haber elegido: el amor la hacía sentirse a salvo, particularmente de estar viva.

Y es por eso quizá que a Marcela, que era como se llamaba a sí misma cuando se bañaba o se vestía, es decir, cuando se veía como un cuerpo, no sólo le diera por tapiar esa desnudez tan cachonda que su amante debía descubrir en cada encuentro, sino que una vez llegados a ese continente, añadiera una nueva modalidad. Le dio por hablarle a su amante de su superficialidad al amarla por su cuerpo. Ella lo amaba a él por algo más esencial, le decía. No podía imaginarse con otro hombre que no fuera él mismo. Ni siquiera un hombre más guapo o menor. O que se dedicara a algo más: un hombre más rico. O con mejor carácter. Lo amaba por ser como era. Él negaba moviendo la cabeza a un lado y otro. No estaba de acuerdo. Porque él, le decía, la amaría igual si tuviera otras ideas o hiciera otras cosas con tal de que tuviera ese mismo cuerpo. Y esto le clavaba el dardo de nuevo. La hacía sospechar que tal vez no estaba enamorado de ella, sino de alguien más. Y volvía a la carga: debía amarla por lo que hacía, los seres humanos somos lo que hacemos. ¡Pero qué absurdo! ¿Cómo iba a amarla por ser editora de una revista de estudios de género?

Según recordó, habían hablado por horas de esto (pudiendo hacer algo más, decía él) porque ahí estaba, tal vez, el germen de su fascinación y su discordia. Él la oía argüir con una fuerza de la que él mismo carecía y a la vez gastar esa fuerza peleando inútilmente contra su naturaleza. ¿Por qué no la ocupaba mejor en desvestirse? El día que le dijo esto, ella se ofendió. No se había cubierto tanto el cuerpo para nada. Pero él le aclaró: no quería ofenderla. Ni siquiera quería apoyarse en el hecho de que habían pasado las últimas semanas discutiendo, prefería convencerla de que siguiera así. Que discutiera, si eso la hacía feliz. Que se defendiera, aunque no supiera de qué, después de todo las mujeres son así, dijo, un misterio. Luchan todo el tiempo, la mayor parte de las veces contra sí mismas. Sólo que su lucha es estéril y en su caso amenazaba con terminar con lo único por lo que realmente valía la pena vivir al menos para él: la atracción que ejercía en su persona, cuerpo incluido. Marcela sonreía. Por eso había elegido el amor. O por eso, algo más fuerte que ella lo estaba eligiendo.

En cuanto llegó a la avenida, puso la direccional. Se orilló a la izquierda y luego de dar vuelta en medio de un tránsito intenso buscó un lugar donde estacionarse. Le llevó un buen tiempo encontrarlo, porque a diferencia de otras veces era sábado. Lo más conveniente era dejar el coche dos cuadras antes. La ex mujer de Julián podría llegar al departamento a dejar al hijo de ambos, como acostumbraba, y encontrarla sería fatal. Hacía más de dos años que no vivían juntos y no obstante él prefería no tener a su ex esposa al tanto de sus relaciones con ella. ¿Pero por qué? Porque el mundo que ambos compartían era de ellos dos, le decía Julián, y les concernía sólo a ellos.

Una vez en la puerta del edificio miró hacia arriba y vio que Julián tenía las ventanas abiertas. Tocó el timbre y aguardó. Esperaba oír el zumbido eléctrico del cancel y en cambio escuchó una voz de mujer que le preguntaba quién era. Marcela se congeló. No se atrevió a decir soy yo, no era imposible que casualmente ese día su esposa hubiera subido, contra su costumbre, al departamento. ¿Qué hacer? Ya se daba vuelta para irse cuando oyó el zumbido y fue entonces como una invitación: ¿estaba solo o con ella? Y si estaban juntos, ¿quién habría accionado el timbre, él o ella?

Entró al edificio pensando qué haré, fingiré que vengo a otra cosa, que soy una alumna suya. Y también: algo grave debe haber ocurrido puesto que que ...