Loading...

AMOR SIN LíMITES

Nick Vujicic  

0


Fragmento

Uno

Alguien a quien amar

Bienvenido a Amor sin límites, un libro que espero te inspire y te resulte útil a ti y a muchas personas más que están en busca de una guía para encontrar el amor y mantener relaciones amorosas.

El título de este libro surge de varias fuentes. Una de ellas es Life Without Limbs, la organización sin fines de lucro que apoya mi trabajo evangélico alrededor del mundo. El nombre se relaciona con el hecho de que, aunque nací sin brazos ni piernas, la misión que Dios me dio de inspirar a los demás me ha hecho no ser una persona discapacitada, sino, por el contrario, alguien que se ha vuelto muy capaz de vivir una vida plena sin piernas ni brazos.

Mi primer libro acuñó la frase vivir sin extremidades y fue un paso más adelante. Ese libro se titula Una vida sin límites, porque en él compartí mis experiencias e ideas sobre cómo se puede crear una vida ridículamente buena sin importar los desafíos que enfrentes, ya sean físicos, mentales o emocionales.

Esto nos lleva al origen del título de este libro, Amor sin límites. A menudo he escrito y hablado sobre las inseguridades que me detenían de niño y de adolescente. Debido a mi falta de extremidades, tenía miedo de que ninguna mujer llegara a amarme o quisiera casarse conmigo. Como esposo y como padre, he tenido muchas dudas sobre mi físico. De hecho, había personas cercanas a mí que tenían sus propias preocupaciones al respecto. Algunos pensaron que nunca llegaría a casarme o que no sería capaz de mantener a mi propia familia.

Durante mucho tiempo, parecía verdad. Cuando estaba en la escuela, tuve los típicos enamoramientos, pero de adolescente no tuve ninguna relación a largo plazo. No fue hasta que cumplí veintitantos años que comencé a sentirme más seguro. Para cuando cumplí veintisiete años había tenido algunas relaciones que empezaron fuerte, pero terminaron tristemente. Una de ellas, en particular, fue bastante seria.

Cuando esta chica terminó conmigo porque no iba a avanzar sin la bendición de sus padres, me sentí devastado. En ese punto, parecía que había verdaderos límites respecto a la cantidad de amor de este mundo, por lo menos para mí, en mi búsqueda de una esposa. Aunque mi familia y mis amigos cercanos me apoyaban, me había convencido de que ninguna mujer querría casarse con un hombre tan evidentemente imperfecto como yo.

Como descubrirás en las siguientes páginas, estaba muy equivocado. Tan equivocado, de hecho, que me siento un poco avergonzado al rec

Recibe antes que nadie historias como ésta