Loading...

EL CAMBIO ESTá EN TI

Neale Donald Walsch  

0


Fragmento



Índice

Portadilla

Índice

Prólogo

9 Actitudes que pueden cambiar todo

Nota del autor

Parte uno: la mecánica de la mente

El libro en el momento justo

La primera actitud

Había una vez. . . .

La respuesta normal al cambio

Es hora de saltar

La segunda actitud

La tercera actitud

La cuarto actitud

Existe sólo una emoción

Todo lo referente al efecto posterior

Percibe el momento

De donde viene nuestra verdad

Sobre serpientes y leones y también humanos...

Y ahora, una pregunta que modifica la vida

El final de la parte uno

Parte 2: el sistema del alma

La respuesta a todo

La quinta actitud

La sexta actitud

El viaje eterno del alma

El poder de la perspectiva

La séptima actitud

La octava actitud

La vida es una maravilla

La novena actitud

Epílogo

Reconocimientos

Dedicatoria

El libro de trabajo Y guía de estudio

Otros títulos de Neale Donald Walsch

Notas

Créditos

Grupo Santillana

Prólogo

Por favor siéntate

Sí, de verdad.

Por favor.

Siéntate.

Hay grandes posibilidades de que leas estas primeras líneas de pie —en alguna librería o en casa de alguien—, intentando descubrir si te interesa seguir la lectura.

De ser así, por favor siéntate, te aseguro que no te conformarás con unos cuantos párrafos, querrás dedicarle más tiempo a lo que está escrito aquí. “Róbate” todos los momentos que puedas con este libro antes de decidir si lo compras o no —porque quisiera que sepas en qué te vas a meter.

Este libro no se limita a ser libro. Representa una interacción a través de la cual realizaremos hallazgos extraordinarios sobre cómo funciona la vida a nivel mental y espiritual, de aquí surgirá una revelación sorprendente en cuanto a la forma en que podemos cambiar nuestra experiencia con el cambio —lo cual significa, naturalmente, nuestra experiencia de vida—. La conversación que estamos a punto de iniciar te abrirá un camino para recibir ayuda y encontrar paz. Ahora tú estás luchando con los cambios en tu vida. Quise que te sentaras porque prefiero que tengas una posición más cómoda para saber esto y apropiártelo. Lo que compartiré contigo no puedes recogerlo “de paso”, en datos aislados y fragmentos sueltos de lectura por aquí y por allá. Éste libro te incitará a sentarte.

También quise que te sentaras para recibir esta noticia. Sentado o de pie, listo o no, debo decirte: Los cambios en tu vida nunca acabarán.

Si piensas dejar las cosas un rato, para esperar que todo se calme, quizá recibas una sorpresa. Nada “se calmará”. Las cosas estarán en constante movimiento en este planeta y en tu vida por mucho tiempo. De hecho… : sí, bueno, mejor te lo digo así será siempre.

El cambio es lo que es —no hay forma de cambiarlo.

Lo que puede cambiarse es la manera en que manejas el cambio, y la manera en que el cambio te cambia.

De eso trata este libro.

Vamos a hablar de cómo manejar grandes cambios, no sólo pequeños. Me refiero al cambio que surge del colapso, la calamidad y la catástrofe —o de lo que etiquetamos de esa forma—. De manera que si tu vida se está colapsando en este momento, si te encuentras en medio de una calamidad, si ha ocurrido una catástrofe, lo que encontrarás aquí puede salvarte, en el aspecto emocional y también en el físico.

Aquí encontrarás 9 actitudes que transformarán tu vida; esta lista modificará tu realidad, o no. Tú decides. Pero por lo menos conoce los pasos, investiga de qué se trata.

Espero que asumas estas 9 actitudes lo más rápido posible. No sólo porque los cambios de vida que estás experimentando (que todos sufrimos) no dejarán de presentarse, sino también porque el ritmo del cambio seguirá en aumento.

Alguien comentó hace unos años que mi bisabuelo vivió sin que sucediera nada en toda su existencia que amenazara su panorama del mundo de manera importante, porque se enteraba de muy pocas cosas que ocurrían y que pudieran alterar su comprensión de la realidad.

Mi abuelo tuvo una experiencia diferente. Vivió unos treinta o cuarenta años, no mucho más, antes de que se develara alguna información nueva que confrontó de manera importante su concepto del mundo. Quizá se enteró en toda su vida de media docena de grandes eventos o avances.

En la época de mi padre el rango del cambio bajó de quince a veinte años. Ese lapso equivale más o menos al tiempo que mi padre pudo aferrarse a sus ideas sobre el mundo y cómo funciona y en cuanto a la verdad respecto a todo. Tarde o temprano sucedería algo que perturbara su construcción mental e hiciera necesario que modificara sus pensamientos y conceptos.

En el transcurso de mi vida ese tiempo se ha reducido a un lapso de cinco a ocho años.

En la vida de mis hijos se reducirá a dos años (quizá menos), en tanto que en la de sus hijos podría limitarse a unas treinta o cuarenta semanas.

No exagero, es la tendencia. Los estudiosos de las ciencias sociales dicen que la tasa de cambio aumenta de manera exponencial. En la época de mis bisnietos el periodo de cambio se reducirá a unos días, y después, incluso a horas.

En verdad, ahí nos encontramos (y siempre nos hemos encontrado ahí). Porque de hecho, nada ha permanecido igual ni siquiera un instante. Todo está en movimiento, y si definimos cambio como la alteración de configuraciones,

Recibe antes que nadie historias como ésta