Loading...

EL JUEGO INFINITO (EL JUEGO INFINITO 1)

James Dashner  

0


Fragmento

1

El ataúd

1

Michael se dirigía a una chica llamada Tanya, hablando contra el viento.

—Ya sé que ahí abajo hay agua, pero también podría haber cemento. Quedarás hecha puré en cuanto caigas.

Pese a que no era la frase más acertada para persuadir a alguien que quería quitarse la vida, sí era la pura verdad. Tanya acababa de subirse a la barandilla del Golden Gate, los coches pasaban zumbando por la carretera, y estaba inclinada hacia atrás, hacia el vacío, con las manos crispadas en torno a un poste húmedo por efecto de la neblina. Aunque Michael consiguiera convencerla para que no saltara, sus dedos resbaladizos podían acabar tirándola de todos modos. Y entonces se haría la oscuridad. Se imaginó a algún pobre pescador convencido de que por fin había atrapado el pez más grande y que, al recoger la caña, se llevaría una desagradable sorpresa.

—Déjate de bromas —respondió la temblorosa chica—. Esto no es un juego. Ya no.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Michael se encontraba dentro de la Red Virtual, el Sueño, para las personas que entraban con tanta frecuencia como él. Estaba acostumbrado a ver a gente asustada allí. Mucha gente asustada. Sin embargo, bajo ese miedo, solía subyacer, por lo general, la conciencia. La conciencia de que, ocurriera lo que ocurriese en el Sueño, no era real.

No obstante, no era así para Tanya. Tanya era distinta. Al menos su aura, su álter ego simulado por ordenador, lo era. Su aura tenía mirada de pirada, de puro terror, lo que de pronto hizo que Michael se estremeciera; le hizo sentir como si fuera él quien estaba al borde de aquella interminable caída hacia la muerte. Y no es que al chico le gustara mucho la muerte, simulada o no.

—Sí que es un juego, y tú lo sabes —dijo más alto de lo que hubiera deseado; no quería sobresaltarla. Pero se levantó un viento frío que pareció atrapar sus palabras al vuelo y arrojarlas con fuerza a la bahía de abajo—. Vuelve aquí y hablemos. Ambos conseguiremos los puntos de experiencia, y podemos ir a explorar la ciudad y conocernos. Encontraremos a un par de locos a los que espiar. A lo mejor hasta podemos hackear el programa para conseguir comida gratis de las tiendas. Lo pasaremos bien. Y cuando hayamos terminado, localizaremos un portal para ti y te elevarás de regreso a casa. Podrás descansar del juego durante un tiempo.

—¡Esto no tiene nada que ver con Sangre vital! —le gritó Tanya. El viento le agitaba la ropa y el pelo negro le ondeaba a la espalda como la colada tendida en una cuerda—. Tú vete y déjame en paz. No quiero que tu cara de niño bonito sea lo último que vea.

Michael pensó en Sangre vital profunda, el siguiente nivel del juego, la meta entre metas. Donde todo era mil veces más real, más avanzado, más intenso. A él le quedaban todavía tres años para ganarse el acceso a ese lugar. Tal vez dos. Sin embargo, en ese preciso instante, necesitaba convencer a esa colgada de que no saltara para reunirse con los peces o de lo contrario lo devolverían a los suburbios durante una semana, lo que retrasaría ese mismo lapso de tiempo su llegada a Sangre vital profunda.

—De acuerdo mira… —Intentaba escoger las palabras con cuidado, aunque ya había cometido un grave error y lo sabía. Salirse del personaje y recurrir al juego como razón para impedir lo que ella iba a hacer supondría el descuento de un montón de puntos. Y lo único que importaba eran los puntos. Pero esa chica estaba empezando a asustarlo de verdad. Era por esa cara que tenía, pálida y chupada, como si ya estuviera muerta.

—¡Vete ya! —le gritó—. No lo entiendes. Estoy atrapada. Da igual si hay portales o no. ¡Estoy atrapada! ¡Él no dejará que me eleve!

Michael sintió ganas de gritarle; no soltaba más que tonterías. Su lado oscuro quería decirle que hasta ahí había llegado, que era una pringada, que se tirase de cabeza al agua. Estaba siendo muy tozuda; aquello no estaba sucediendo en realidad. «Es solo un juego.» Él debía recordárselo a sí mismo constantemente.

Sin embargo, en esa ocasión no podía fastidiarla. Necesitaba los puntos.

—Está bien. Escucha. —Retrocedió un paso y levantó las manos como si estuviera intentando tranquilizar a un animal asustado—. Acabamos de conocernos, dame un poco de margen. Te prometo que no haré nada raro. Si quieres saltar, te dejaré saltar. Pero, al menos, habla conmigo. Dime por qué quieres hacerlo.

Tanya tenía las mejillas empapadas de lágrimas; los ojos, hinchados y rojos.

—Tú vete y ya está. Por favor. —Su voz había adquirido la debilidad de la derrota—. No estoy de broma. Yo he terminado con esto, ¡con todo esto!

—¿Que has terminado? Vale, está bien que hayas terminado. Pero no me tienes que fastidiar a mí también, ¿verdad? —Michael supuso que no pasaba nada por hablar del juego; al fin y al cabo, ella estaba mencionándolo como razón para poner punto y final, para abandonar el hotel Carne y Hueso y no volver nunca—. En serio: regresa caminando conmigo al portal, elévate, hazlo ahora mismo. Ya has acabado con el juego, estás a salvo, yo conseguiré mis puntos. ¿No es el final más feliz que has oído jamás?

—Te odio —le escupió ella, literalmente. Soltó una lluvia de saliva que se mezcló con la niebla—. Ni siquiera te conozco y ya te odio. ¡Esto no tiene nada que ver con Sangre vital!

—Entonces dime con qué tiene que ver —contestó él con amabilidad, intentando mantener la compostura—. Tienes todo el día para saltar. Dedícame solo un par de minutos. Habla conmigo, Tanya.

La chica hundió la cara en el recodo del brazo derecho.

—Es que ya no puedo seguir. —Gimoteó y le temblaron los hombros, lo que hizo que Michael volviera a temer por su capacidad de sujeción—. No puedo.

«Hay gente que es débil», pensó el chico, aunque no fue tan tonto como para decirlo.

Sangre vital era, con mucho, el juego más popular de la Red Virtual. Sí, uno podía ir a un horrible campo de batalla de la Guerra de Secesión estadounidense o enfrentarse a dragones empuñando una espada mágica, pilotar naves espaciales, ir a fisgonear a los extraños picaderos. Pero todas esas cosas no tardaban en quedarse anticuadas. Al final no había nada más fascinante que la vida real, la vivida a pelo, mordiendo el polvo, esa de la que quieres salir pitando. Nada. Y había algunas personas, como Tanya, que, evidentemente, no podían soportarlo. Michael sí que podía, sin duda. Había ido ascendiendo de nivel casi tan deprisa como el famoso jugador Gunner Skale.

—Venga, Tanya —insistió—. ¿Qué daño puede hacerte hablar conmigo? Y, si vas a dejarlo, ¿por qué quieres terminar tu última partida suicidándote de forma tan violenta?

La chica levantó la cabeza de golpe y le lanzó una mirada tan implacable que Michael volvió a estremecerse.

—Es la última vez que Kaine me persigue —dijo ella—. No puede tenerme atrapada y utilizarme para algún experimento; ni azuzar a los KillSims para que me ataquen. Voy a arrancarme el núcleo.

Esas últimas palabras lo cambiaban todo. Michael se quedó mirando, horrorizado, como Tanya se agarraba con más fuerza al poste con una mano y levantaba la otra para empezar a hundirse un dedo en la carne.

2

Michael se olvidó del juego, se olvidó de los puntos. La situación había pasado de ser incómoda a ser una verdadera cuestión de vida o muerte. En todos los años que llevaba jugando, jamás había visto a nadie decodificar su propio núcleo, destruir el dispositivo que actuaba de barrera dentro del ataúd y que mantenía el mundo virtual separado del mundo real en la mente de los participantes.

—¡Para! —gritó Michael con un pie puesto ya en la barandilla—. ¡Para!

Saltó sobre la pasarela de la parte exterior del puente y se quedó paralizado. Se encontraba a solo unos metros de la chica, y quería evitar hacer cualquier movimiento brusco que pudiera provocarle un ataque de pánico. Tendió las manos hacia delante y dio un paso cauteloso hacia ella.

—No lo hagas —añadió con el tono más suave que pudo, hablando contra el viento huracanado.

Tanya seguía hurgándose la sien derecha. Se arrancaba la piel a jirones; un reguero de sangre que manaba de la herida no tardó en cubrirle las manos y un lado de la cara de un rojo repulsivo. Había adoptado una aterradora expresión de serenidad, como si no tuviera conciencia de lo que estaba haciéndose a sí misma, aunque Michael sabía muy bien que estaba concentrada hackeando el código.

—¡Deja de codificar un segundo! —gritó Michael—. ¿Podríamos hablarlo antes de que te arranques el maldito núcleo? Ya sabes lo que significa eso.

—¿Por qué te importa tanto? —replicó ella, en voz tan baja que el chico tuvo que leerle los labios para entenderla. Al menos había dejado de hurgarse.

Michael se limitó a mirarla. Porque sí había dejado de hurgarse, pero ahora estaba metiendo el pulgar y el índice entre la masa de piel hecha jirones.

—Solo quieres tus puntos de experiencia —agregó ella. Poco a poco, fue extrayéndose un pequeño chip metálico empapado en sangre.

—Renunciaré a mis puntos —respondió Michael intentando disimular el miedo y el asco que sentía—. Lo juro. No puedes seguir haciendo el tonto, Tanya. Restablece el código de esa cosa y ven a hablar conmigo. Todavía no es demasiado tarde.

Ella alzó la manifestación visual del núcleo y se quedó mirándolo con fascinación.

—¿No te das cuenta de lo irónico que es todo esto? —preguntó—. Si no fuera por mis dotes para la codificación, seguramente ni siquiera sabría quién es Kaine. Ni sabría nada de sus KillSims ni de los planes que tiene para mí. Pero se me da bien, y por ese… monstruo, yo misma programé el núcleo de mi cabeza.

—No de tu verdadera cabeza. Sigue siendo una simulación, Tanya. Todavía no es demasiado tarde. —Michael no lograba recordar ni un solo momento en toda su vida en que se hubiera sentido tan mal.

Ella lo miraba con tanta intensidad que el chico tuvo que retroceder un paso.

—No puedo aguantarlo más. No puedo… con él, ya no más. No podrá utilizarme si estoy muerta. He terminado. —Dobló el núcleo con el dedo pulgar y lo lanzó en dirección a Michael.

El dispositivo pasó volando por encima del hombro del chico, que vio los destellos de luz solar reflejados sobre el núcleo a medida que este giraba por el aire, casi como si estuviera guiñándole un ojo, diciéndole: «Oye, colega, eres un asco como negociador en caso de suicidio». Aterrizó con un clinc en algún punto entre el tráfico, donde quedaría aplastado en cuestión de segundos.

Michael no podía creer lo que estaba viendo. Alguien tan sofisticado en la manipulación del código que era capaz de destruir su propio núcleo; el dispositivo que, básicamente, protegía el cerebro de los jugadores mientras se encontraban en el Sueño. Sin el núcleo, el cerebro no podía filtrar, de forma apropiada, la estimulación de la Red Virtual. Si tu núcleo moría en el sueño, morías en el Despertar. Michael no conocía a nadie que lo hubiera visto. Dos horas antes había estado comiendo patatas fritas azules robadas en el Dan the Man Deli con sus mejores amigos. Lo único que deseaba en ese momento era volver a estar allí, comiéndose un bocadillo de pavo con pan de centeno, soportando los chistes de Bryson sobre ropa interior de viejas y escuchando a Sarah meterse con él por el espantoso corte de pelo que se había hecho durante el Sueño.

—Si Kaine va a por ti —dijo Tanya—, dile que al final he ganado yo. Dile lo valiente que he sido. Puede tener a la gente atrapada aquí y robar todos los cuerpos que quiera. Pero el mío ya no.

Michael ya estaba harto de tanta cháchara. No podía digerir ni una sola palabra más pronunciada por la boca ensangrentada de esa chica. A mayor velocidad de lo que había hecho jamás en un juego, en la piel de cualquier personaje, saltó hacia el poste del que ella estaba agarrada.

Tanya lanzó un grito y quedó paralizada por un instante ante la repentina actuación del chico, pero se soltó y tomó impulso para saltar del puente. Michael se agarró a la barandilla por la izquierda con una mano y alargó la otra con tal de atrapar a la chica, aunque no logró su objetivo ni por un lado ni por el otro. Aterriz ...