Loading...

EL PLAN INFINITO

Isabel Allende  

0


Fragmento

A mi compañero, William C. Gordon, y las otras personas que me confiaron los secretos de sus vidas. También a mi madre, por su cariño sin condiciones y el implacable lápiz rojo con que me ayudó a corregir esta historia.

I. A.

Gracias a la vida, que me ha dado tanto,

me ha dado la risa y me ha dado el llanto...

VIOLETA PARRA, Chile

Estoy solo en la cumbre de la montaña al amanecer. En la niebla lechosa veo los cuerpos de mis amigos a mis pies, algunos han rodado por las laderas como rojos muñecos desmembrados, otros son pálidas estatuas sorprendidas por la eternidad de la muerte. Sombras sigilosas trepan hacia mí. Silencio. Espero. Se acercan. Disparo con­tra esas oscuras siluetas en piyamas negros, fantasmas sin rostro, siento recular

Recibe antes que nadie historias como ésta

...