Loading...

LA BIBLIA GODíNEZ

Alvaro Gordoa  

0


Fragmento

En aquellos tiempos…

En el principio Dios creó los cielos y la tierra. Luego en esa tierra puso hierba verde que diera semilla. Creó a los monstruos marinos y demás especies según su género, para crear finalmente al hombre a su imagen y semejanza. Varón y hembra los creó con libertad hasta que cayeron en pecado, se pusieron un traje gris y colgaron a sus cinturas un gafete como lastre… así es como nació el Godín.

Y en su gran peregrinar, el Godín aprendió a convivir con sus pares aquejados de los mismos males; sabiéndose un alma en pena que deambula en el limbo entre el infierno del desempleo y el paraíso de los semidioses, paraíso al que aspira llegar: el edén de los jefes… ¡el cielo laboral!

Ese cielo donde el mal del puerco se disfruta a solas y a puerta cerrada. El oasis donde se tiene baño propio y no se escucha a Bedoya regurgitar mientras se lava los dientes. La santa gloria de no ser integrado a los chats de WhatsApp de la tanda que se convierten en semillero de memes y frases motivacionales trilladas. Esa cúpula celestial en la que dejas de ser un Godín y te conviertes en God—in! Una deidad de la oficina que, si desea crecer, sólo puede aspirar al calvario de emprender y reinar en su propio Godinato.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Y este libro te ayudará a tocar ese cielo laboral, pero antes, acompáñame a desentrañar el Godinazgo.

Si tienes esta biblia en tus manos existen altas probabilidades de que seas un Godín (así es la versión en sustantivo de Godínez), que en este momento estés godineando (también es verbo) o que simplemente estés inmerso en un ambiente agodinado (¡y adjetivo también!); por lo que no es necesario que te explique lo que es ser Godínez pues seguramente lo transpiras a kilómetros. Si todavía dudas si eres o no, responde simplemente a las siguientes preguntas:

img14

img15

No te preocupes en contar tus respuestas. Si contestaste que sí al menos a una de estas preguntas ya eres un Godín hecho y derecho. Ahora bien, si contestaste que sí a más de una, tu grado de Godinez es directamente proporcional al número de afirmaciones y puede ser que estés infectado hasta la médula de esta condición.

Ahora bien, tal vez no eres Godín o crees que no perteneces a esta fauna, pero probablemente es que seas mexicano por lo que sobraría describirte los usos y costumbres de dicha especie de oficina. Pero pensemos un poco en nuestros hermanos extranjeros y, cual Nancy la de recepción, démonos una embarradita con los Godínez y su origen social.

Si bien con ciencia cierta no hay un origen documentado de por qué en México un apellido se transformó en una etiqueta laboral, existen muchas teorías que intentan clarificar el nacimiento del Godinato, y todas recaen en la maravillosa cultura popular televisiva del Siglo XX.

La segunda mitad del siglo pasado coincide con el inicio de la televisión comercial en México, y este nuevo fenómeno masivo, a su vez con la transición mexicana de ser una economía industrial y agrícola, a una basada en servicios y productos de consumo; lo que hizo que se crearan muchos trabajos de oficina y se empezara a vivir una cultura más urbana.

Este fenómeno rápidamente acaparó la atención de los productores televisivos, pues sabían que su audiencia eran los trabajadores de oficina que tenían el capital para comprarse un aparato y que gustaban de llegar a su casa después de trabajar para divertirse en familia frente al televisor. Por esta razón, en 1958, la segunda telenovela producida en el país abordó la temática del ambiente vivido en la oficina y los sinsabores del empleado promedio: Gutierritos, que relató la vida del bueno y trabajador Ángel Gutiérrez, a quien su jefe lo minimiza llamándolo en diminutivo, y de quien todos se aprovechan por su falta de temple y carácter. Y esta telenovela fue todo un éxito.

Tan fuerte fue el impacto social de Gutierritos, que México se paralizaba a las 18:30 horas de lunes a sábado, y por supuesto, hizo que a los resignados trabajadores de oficina se les empezara a llamar así: “Gutierritos.” Y ser Gutierritos se convirtió en un estigma social para cualquier persona inmersa en el ambiente laboral medio.

¡Gutierritos es el papá de Godinez! Pero… ¿Por qué mutó el apellido?

Bueno, pues aquí es donde entran las teorías y te voy a revelar la mía, pero antes es bueno saber que, con el éxito de Gutierritos, creció la industria telenovelera en México y también de programas de comedia, en donde el estereotipo del Gutierritos era un personaje constante en la televisión sesentera y setentera.

Uno de los personajes más conocidos y queridos, que también así se le llamó por un tiempo a los oficinistas… ¿quién crees que fue?… ¡Can, can can can, can can!

Si entendiste este chiste estás ya muuuuuy ruco, pues estamos haciendo referencia a Peritos, el oficinista burócrata y perdedor de El mundo de Luis de Alba; aunque también es prudente mencionar a toda la familia laboral del programa de comedia Mi secretaria, que por cierto: “¡Qué bonita familia! ¡Qué bonita familia! ¡Qué bonita familia!” (otro chiste de rucos). Con estos antecedentes entremos a mi tesis del origen del término Godín.

En 1980, surge en México la nueva versión de uno de los programas más queridos de toda Latinoamérica: Chespirito. En esta nueva versión, después del éxito de la serie El Chavo del ocho, Roberto Gómez Bolaños decidió ubicar los sketches de los personajes de El Chavo más en el ambiente de la escuela que en la vecindad, por lo que empiezan a ser más recurrentes las apariciones de un personaje al que antes se le veía poco: Godínez. El desinteresado, solitario y despistado niño sin nombre, que sacaba de quicio al profesor Jirafales por su insuficiencia académica e intelectual.

¿Pero qué relación hay entre este “niño” Godínez y el ambiente oficinista actual? ¡Muy poca! Pero gracias a las infinitas retransmisiones de El Chavo, para toda una generación el apellido Godínez se convirtió en sinónimo de mediocridad. Misma generación que hoy domina el ambiente laboral y a quien el apellido Gutierritos o el mote Peritos ya no le hacía gracia ni sentido, por lo tanto… ¡Bienvenido Godínez a la oficina con todo y sus malas prácticas!

Y así es como creo que se acuñó el término que deriva en la escritura de este libro. Gutierritos—Peritos—Godínez, la santísima trinidad de la mediocridad laboral. Pero no te confundas, y mucho menos te ofendas, querido Godín, no te estoy llamando mediocre ni estoy diciendo que los Godínez representan lo peor de la vida profesional. ¡Al contrario! Pues lo más interesante del término al día de hoy es que… ¡Ser Godín ya no es peyorativo!

Actualmente nos autoproclamamos Godínez y vemos con humor todas las vicisitudes del ambiente laboral. Sabemos que por el simple hecho de pertenecer a la vida corporativa y estar inmersos en una oficina pública o privada, tenemos que pasar por una serie de rituales día con día para así tener ingresos de manera relativamente cómoda y estable. Hoy somos orgullosamente Godínez y nos aceptamos como tales, y lo mejor de todo, sabemos claramente diferenciar entre las buenas y malas prácticas Godínez, las nocivas de las positivas, las que destruyen de las que construyen, las improductivas de las productivas, las que están out de las que están in. Hoy ser Godín puede estar “in”…

¡Hoy puedes ser un God—in!

Y ya van dos veces que uso este término: God—in! Que como seguro ya lo dedujiste, es un neologismo entre las palabras God = Dios e In = Adentro (en el sentido coloquial de aceptación, pertenecía o estar “in”).

El God—in! Es ese individuo de oficina que tiene protocolos y comportamientos casi divinos, que hace que lo acepten y se convierta en alguien indispensables para su organización, por lo que cuando hay una promoción, pensarán primero en él o ella para ascender, y cuando pida un aumento, sin duda se lo darán pues se lo merece o temen que se les vaya.

Las buenas maneras profesionales del God—in! lo hacen ser querido por sus pares, jefes, subordinados, proveedores y clientes; y es tan buena su imagen profesional, que al ponerle adjetivos a estas personas seguramente aparecerán palabras como: amables, eficientes, organizados, cooperativos, líderes, trabajadores y cualquier otro atributo positivo que se les quiera colgar.

Y mencioné que todo esto se logra por su buena imagen profesional y sobre este tema trata el libro. Esta Biblia está enfocada en sembrar en ti esa semilla que todos podemos cultivar con buenas acciones ejecutivas que, acumuladas, terminan convirtiéndose en un vergel de bonanza y abundancia.

Y antes de que siga con mi analogía de cosechas y termine en la parábola de la semilla que cayó en tierra buena u otra referencia religiosa, quiero dejarte algo muy en claro: si para este punto ya me tachaste de hereje o irrespetuoso por utilizar la Biblia como analogía humorística para hablar del serio y profundo tema de la Imagen profesional, estás en el momento preciso para cerrar este libro y olvidarte de las mieles que te puede dejar.

Una biblia (del latín tardío biblĭa, y este del griego βιβλία biblía, literalmente “los libros”) es una obra que reúne los conocimientos o ideas relativos a una materia y que es considerado por sus seguidores como el modelo ideal.

Por lo tanto, La Biblia Godínez es una obra que reúne el conocimiento más importante relacionado con la Imagen profesional, así que te invito a seguir si quieres ser bien percibido en el ambiente laboral para así crecer hasta donde tú te lo propongas.

Dejando este punto en claro, toca ahora el turno de aclarar qué es eso de Imagen profesional.

La imagen profesional

Tu imagen en la oficina no es otra cosa más que lo que los demás dicen de ti. Es la percepción general con la que se quedarán tus públicos internos y externos sobre la manera como haces tu trabajo. Es lo que hará que te identifiquen como una persona buena o mala con todos sus grises intermedios. Son todos los adjetivos calificativos que te colgarán y que, respecto a ellos, te tratarán en tu día a día y te harán crecer o caer en la organización. Para dejarlo aún más claro, echémonos un clavado al fascinante mundo de la imagen.

Imagen es percepción, así de sencillo se define. Por lo tanto, la manera en la que los demás nos perciben va a configurar nuestra imagen. Esto quiere decir que ¡nosotros no somos dueños de nuestra imagen! Nuestra imagen vive en la cabeza de los demás y se convierte en la realidad de quien nos percibe, pues a esta imagen mental se le juntan opiniones que se convierten en nuestra identidad y con el tiempo en nuestra reputación.

Ahora bien, al decir que no somos dueños de nuestra imagen, no quiere decir que no seamos absolutamente responsables de la misma… ¡somos totalmente responsables de nuestra imagen!, ya que la percepción es una consecuencia de algo más: los estímulos; que son todas las cosas que hacemos que impactarán los sentidos de quien nos percibe.

Por lo tanto, podemos afirmar que imagen es percepción, se convierte en identidad y se produce por estímulos; pudiendo entonces concluir que si controlamos los estímulos, controlamos la percepción, y si controlamos la percepción, controlamos nuestra imagen.

Entendido el concepto de imagen, podemos comprender que el proceso de control de la percepción es muy complejo y delicado, pues existe una gran cantidad de estímulos que hay que poner en armonía y coherencia para lograr ser identificados de la mejor manera, y así lograr nuestros objetivos. Por esta razón, existe todo un sistema de catalogación y subcatalogación de estímulos que dan como resultado diferentes tipos de imágenes, claramente expuestas en el libro El poder de la Imagen pública, de Víctor Gordoa, y que a continuación resumo brevemente.

La primera catalogación es sencilla: se puede crear la imagen de una persona o la de una institución. La siguiente catalogación es la de las Imágenes subordinadas, agrupan y dividen a los estímulos en diferentes categorías para facilitar el proceso de diseño y producción de la gran Imagen personal o institucional. Estas son la Imagen física, la Imagen verbal, la Imagen visual, la Imagen audiovisual, la Imagen ambiental y la que es motivo de esta Biblia y que a continuación definiremos: la Imagen profesional.

Si imagen es percepción, podemos definir la Imagen profesional como: la percepción que se tiene de una persona o institución por parte de sus grupos objetivo como consecuencia del desempeño de su actividad profesional.

Aquí debo puntualizar que, en la teoría de la Imagen pública, la palabra profesional no deberá limitarse a una actividad ejecutiva remunerada como la estamos acotando en este libro, sino que se abre a todo lo perteneciente o relativo a una profesión; que es la acción o efecto de profesar algo. Y profesar algo es ejercer un rol determinado, por lo que cuando vas al cine tu profesión es de “asistente a una sala cinematográfica”, o según tu rol familiar, puedes a veces tener la profesión de “padre”, “madre”, “hijo”, “hermano”, etc., según sea el caso. Pero como ya mencioné, para este texto vamos a limitarnos únicamente al trabajo tradicional ejecutivo de oficina, o lo que es lo mismo, al quehacer Godín.

Y dentro de la gran gama de estímulos que se pueden emitir en el ejercicio de este quehacer, independientemente del giro al que nos dediquemos, hay dos factores primordiales que influirán decisivamente en la manera como seremos percibidos por aquéllos con quienes tengamos trato: la manera como nos comportemos durante el transcurso del contacto personal y la forma como respondamos en el momento que suceda una crisis. Es decir, estamos hablando d ...