Loading...

LA FUERZA DE UN GUERRERO

Adriana Macías  

0


Fragmento



Índice

Portadilla

Índice

Agradecimientos

Primera parte Los guerreros

1. El mensaje del agua sabia

2. Odaglas recupera su reflejo

3. Una caja dentro de otra caja

4. Tres guerreros y un gato

5. El guerrero que leía con las manos

6. El joven que se movía entre las sombras

7. Una luz rosada

Segunda parte La misión

8. Aventureros de las aguas

9. Las fuerzas del mal

10. La leyenda de un fracaso

11. La invasión de la decepción

12. Un toro hecho de sombras

13. El murmullo de las flores estrella

14. Puñados de arena y chorros de agua

15. La maldición y el espejo

16. La montaña

Página de créditos

Grupo Santillana

Agradecimientos

Paralela a la vida real, está la fantasía; y cuando se cruzan por un instante, en el mismo segundo, los sueños se hacen realidad… Quiero agradecer la realización de este sueño a mis papas: José Manuel y Juanita, por ser mi primer apoyo en cada uno de los proyectos que decido emprender; a mi amado esposo, Juan Medina, por ser la fuente de inspiración de esta historia; a mi hermana Eloisa, por ser mi mejor cómplice en cada aventura y gracias a ello puedo llevar a feliz término gran parte de ellas. A mis amigos: Paola Luévano, Carlos Rosales, César Ramos, Rocío Salas, Allan Ramírez, y a Editorial Alamah, del grupo Santillana, por creer en mí; gracias de verdad por su trabajo y dedicación en la edición de esta historia que, estoy segura, motivará a chicos y grandes. Pero, principalmente y de todo corazón, gracias a ti, mi querido lector, que eres el motor para que esta alma escriba por medio de sus pies.

Primera parte

Los guerreros

1. El mensaje del agua sabia

En algún lugar remoto existía una bella aldea llamada Villa Eclipse. Estaba enclavada en un valle rodeado por montañas y lo atravesaba un riachuelo. La aldea tenía recursos en abundancia; animales y vegetales eran fáciles de encontrar gracias a la fertilidad de las tierras. Quienes allí vivían eran muy felices todo el tiempo aunque, a veces, sin darse cuenta, el temor de perder la dicha que po

Recibe antes que nadie historias como ésta