Loading...

LA HERENCIA

Jorge G. Castañeda  

0


Fragmento

El libro que recibe el lector contiene dos partes separadas y, en alguna medida, contrastantes. La primera, titulada La historia de los vencedores, incluye cuatro entrevistas con los expresidentes de México en vida —Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo y Pacheco, Miguel de la Madrid Hurtado y Carlos Salinas de Gortari—, dedicadas al tema de la sucesión presidencial; o, en la jerga de la picaresca política mexicana, a cómo fueron “destapados”, y cómo “destaparon”. La segunda parte, que he denominado La visión de los vencidos, abarca los mismos acontecimientos —las sucesiones presidenciales de 1970, 1976, 1982, 1988, 1994, I y 1994, II— desde dos puntos de vista, complementarios, aunque diferentes: por una parte, se trata de mi propio análisis de cada una de las coyunturas en cuestión, realizado a partir de lo que creo saber y entender de la política mexicana y de los años que he vivido cerca de ella; por otra parte, ese análisis se apoya, sobre todo, en un conjunto de entrevistas celebradas con una veintena de personalidades de la vida política nacional, que de distintas maneras fungieron como protagonistas centrales de la época.

Las conversaciones con los cuatro expresidentes tuvieron lugar durante 1998; tres en la Ciudad de México, y una en Londres. En los cuatro casos se grabaron las entrevistas, efectuadas en tres o más sesiones cada una; a principios de noviembre de 1998, los entrevistados recibieron sendas copias de los audiocassettes correspondientes, una transcripción verbatim y “sucia” de la entrevista, y una versión editada de su testimonio. La edición consistió esencialmente en recortar, ordenar y eliminar las repeticiones propias de un ejercicio de esta naturaleza. Como imaginará el lector, abundaron los temas acerca de los cuales mi curiosidad se estrelló contra la cautela, reserva o rutina de hombres políticos acostumbrados a cuidar cada palabra; los repetidos intentos —fructuosos o fallidos— de ir más lejos no aparecen como tales en la versión aquí presentada; sólo figura el resultado.

En los cuatro casos, solicité a los exmandatarios una revisión minuciosa de la versión que les sometí, para agregar, suprimir o modificar lo que les pareciera pertinente, con la súplica de que me devolvieran un texto definitivo, aprobado por ellos, antes de fin de año. Así sucedió, salvo en el caso de don Luis Echeverría, con quien, por razones de tiempo y de divergencias de criterio académico y periodístico, no fue posible acordar una versión común de su entrevista. Así, los capítulos respectivos de José López Portillo, de Miguel de la Madrid y de Carlos Salinas de Gortari, cuentan con la autorización explícita, detallada y documentada de los tres exmandatarios; en el caso de quien fuera Presidente de la República entre 1970 y 1976, la versión ofrecida al lector se apega, en mi opinión, tanto a la letra como al espíritu de las grabaciones de las siete sesiones llevadas a cabo, pero no goza de la aprobación del expresidente. Huelga decir que me esmeré en realizar la edición y el pulido de todas las entrevistas con el mismo cuidado y precisión.

Ahora bien, resulta

Recibe antes que nadie historias como ésta