Loading...

LAS SIETE LEYES ESPIRITUALES DE LOS SUPERHéROES

Deepak Chopra  

0


Fragmento



Índice

Portadilla

Índice

Prefacio

Introducción

1. La ley del equilibrio

2. La ley de la transformación

3. La ley del poder

4. La ley del amor

5. La ley de la creatividad

6. La ley de la intención

7. La ley de la trascendencia

Cómo activar el cerebro de superhéroe

Recomendaciones de lectura para superhéroes

Notas

Créditos

Grupo Santillana

PREFACIO

Leí mi primer Cómic o libro de historietas cuando tenía cerca de seis años de edad. Mi padre me lo dio junto con la siguiente instrucción: “Ten, lee esto. Contar grandes historias será lo más importante que aprenderás en la vida.”

A pesar de lo que puede parecer obvio si se tiene en cuenta mi nombre, el cómic que me regaló no era Batman (Gautam, Gotama o el anglicismo Gotham, son el nombre original de Buda; no tengo idea de cómo se llegó al nombre de Gotham City[1]), y soy testigo de que sólo muy recientemente mi padre se convirtió en fanático del Caballero de la noche. En realidad, ese primer cómic era una historia sobre el Señor Krishna, uno de los dioses más venerados de la India.

Me fascinó.

Durante años, fui reuniendo más y más cómics viejos de la India. Aprovechaba cada viaje que mi familia hacía a la tierra de nuestros ancestros para visitar a los abuelos, quienes vivían ahí. Había cientos de esos cómics que narraban todas las grandes historias de dioses y diosas indios, reyes y reinas, invasores y libertadores, guerreros y sabios. Mis primos y yo los coleccionábamos todos. Después, al llegar a la adolescencia, también fui atrapado por la moda de los cómics occidentales: Batman, Supermán, El Hombre Araña, los X-Men y todos los demás. Estudié a Alan Moore, Stan Lee y otros pensadores visionarios que habían trabajado en el relativamente oscuro mundo de esos relatos. Hace muchos años, llegué incluso a fundar una compañía de cómics con un buen amigo, montándonos en una nueva oleada donde incontables personajes se pusieron sus capas y trajes de malla para apoderarse de Hollywood en un dos por tres.

En

Recibe antes que nadie historias como ésta