Loading...

¡LIBéRATE!

Alejandra Llamas  

0


Fragmento

Prólogo

SOMBRA

Alguien me sigue y me persigue, escucha lo que digo y vigila lo que hago, imita mis movimientos y conoce mis defectos, se burla de mis sentimientos y hasta creo que lee mis pensamientos, ¡Estoy desesperada! No sé cómo deshacerme de este espía que me atormenta y me sumerge en sofocante agonía.

Hoy he desenmascarado a este acosador y con pesar he descubierto que se trata de la oscura sombra de mi preocupación.

—¿Por qué no me dejas vivir tranquila? —pregunté.

—No soy yo, sino tú quien me necesita —contestó y continuó—: has aprendido a vivir en la oscuridad llenando tus poros de infelicidad. Sólo estás pendiente del miedo y la envidia es el mayor de tus sentimientos.

Te gusta ser una víctima y vivir tras las tinieblas de la apatía, no te das cuenta de que me creaste para cegar tus ojos y así tener cómo justificarte. Sin embargo, la luz siempre ha estado ahí, pero tú has preferido huir...

Ahora quieres escapar y no sabes por dónde empezar, pero puedes deshacerte de mí en el momento en que decidas vivir, cambiar el resentimiento por perdón para liberar tu mente y percibir el mundo desde un lugar de amor. Un mundo en el que todo se muestre más acogedor y ya no necesites preocuparte, sentir vergüenza, quejarte o reforzar creencias limitantes.

Hace años, en medio de una desesperación profunda escribí ese pequeño relato. En verdad me sentía asustada y perseguida por la preocupación. Me avergonzaba de ser yo; lo que no imaginé es que la inspiración me revelaría la solución en el mismo texto.

Recuerdo que cuando terminé de escribir, releí el relato y cuando llegué a la parte que dice:

Puedes deshacerte de mí en el momento
en que decidas vivir…

No entendí nada. Me pregunté en voz alta: Marisa, ¿qué quisiste decir? En buena onda no te malviajes. Es obvio que quieres vivir, pero la vida no te deja. ¡Qué tontería! —pensé, y me acosté a dormir.

Durante semana y media no me acordé del dichoso relato hasta que un día, en un momento de esos en lo que quisieras ser adivino para predecir el futuro y poder prepararte con escudo protector contra lo peor, apareció nuevamente la frase en mi cabeza…

Puedes deshacerte de mí en el momento
en que deci

Recibe antes que nadie historias como ésta