Loading...

LOS NIñOS PREGUNTAN, LOS GENIOS RESPONDEN

Varios autores   

0


Fragmento

20802.jpg

De pequeña quería ser bailarina y por eso convirtió la música en su mejor amiga. Pero su padre y Maria Callas hicieron que redibujara su destino cuando él le regaló un disco de la diva de la ópera y el corazón comenzó a darle saltitos en el pecho. Ainhoa Arteta nació en 1964 en Tolosa (Guipúzcoa); solo tenía cinco años cuando descubrió que también se podía bailar con la voz.

Comenzó a aprender música en el Conservatorio de San Sebastián y con dieciocho años se fue a Mantua, Italia, para seguir aprendiendo con el mismo profesor que tuvo Luciano Pavarotti, otro legendario cantante de ópera que consiguió, como Arteta, que la música se colara por las ventanas de muchas casas donde nunca había sonado. Desde entonces sigue estudiando con la misma ilusión que el primer día que se compró una libreta llena de pentagramas.

Su voz hace que los cometas reduzcan su velocidad para poder escucharla. Y como en Estados Unidos hay muchas estrellas, le ofrecieron sus escenarios para que comenzara una carrera

Recibe antes que nadie historias como ésta