Loading...

MUJERES VICTORIOSAS

Jessica Domínguez  

0


Fragmento

INTRODUCCIÓN

¿Alguna vez te has ido a dormir exhausta, pero con la sensación de que no has logrado mucho durante el día? Corriste de un lado a otro, pero todavía tienes demasiado por hacer. Lo que resulta aún más frustrante es que dudas que al próximo día dispongas del tiempo suficiente para llevar a cabo tu lista de tareas pendientes. Y a pesar de tu vida súper ocupada, ¿te sientes infeliz, desenfocada y frustrada?

Bienvenida al club. Muchas mujeres se encuentran permanentemente buscando la manera de superar las batallas que enfrentan en esta vida apresurada y cambiante. Intentan sacar fuerza de sus posesiones, posiciones, actividades, profesiones, relaciones y agendas completas, creyendo que estas cosas superficiales y fugaces las harán sentirse completas, realizadas y satisfechas. Sin embargo, el resultado es decepción y agotamiento, porque las personas y las posesiones son temporales y soluciones poco confiables.

Según los usuarios de Harris Poll en el 2013, dos tercios de estadounidenses afirmaron que no son “muy felices”.1 Esto no me sorprende. Una vez leí: “Sé amable, pues cada persona con la que te cruzas está librando su ardua batalla”.2 ¿Acaso no es verdad? ¿No estamos tú y yo librando batallas cada día? Luchamos para protegernos a nosotras mismas, a nuestros matrimonios y nuestras relaciones; luchamos en nombre de nuestros niños, luchamos por el bienestar de nuestras familias, nuestros hogares y nuestras carreras y a favor de los que cuentan con nosotros. La lista es interminable.

Luchar constantemente las batallas de la vida puede ser agotador. No obstante, existen mujeres que enfrentan esas batallas y parecerían sentirse realizadas al final del día. Se acuestan sintiéndose satisfechas y se levantan a la mañana siguiente con energías y agradecidas por un nuevo día. Son mujeres que no desperdician tiempo acongojadas por sus pasados, ni tampoco viven preocupadas por lo que traerá el futuro. Estas mujeres saben que su presente es un regalo y por eso aprovechan cada día.

¿Qué es lo que marca la diferencia entre estas mujeres y aquellas que apenas están sobreviviendo, aquellas que se encuentran al borde de rendirse y conformarse con una existencia insatisfecha? ¿Qué es lo que hace que sus corazones y almas irradien felicidad?

He conocido a miles de mujeres profesionales, desde madrecitas que ejercen la profesión honorable de quedarse en casa a tiempo completo, o como les digo yo ingenieras del hogar 24-7, y empresarias que preparan tamales en sus casas para venderlos hasta líderes de empresas de Fortune 500. En todos estos encuentros he podido descubrir dos tipos de mujeres. Aquellas que valientemente pelean sus batallas, mantienen sus cabezas en alto y viven con una sensación de realización. Y aquellas que, aun antes de comenzar el día, ya se levantan cabizbajas y viven constantemente sintiéndose vacías, incompletas, insatisfechas y decepcionadas. ¿Qué es lo que marca la diferencia? ¿Por qué algunas viven en victoria y otras en derrota?

He descubierto que las mujeres victoriosas viven de manera diferente. Saben cómo vencer las mentiras que las atacan cada día —mentiras tales como que son insignificantes, incompetentes e insuficientes— y saben cómo usar sus recursos fundamentales, los cuales las revisten de fortaleza para poder vivir la vida impactante para la que fueron creadas. Estas mujeres están convencidas de que no hay tiempo que perder. Saben que cada minuto de ellas es valioso porque tienen un propósito en sus vidas y misiones por cumplir. Y por eso viven con propósito y con intención.

La historia de tu vida

¿Recuerdas la última película que viste? Si bien desconozco el título o sobre qué trataba, puedo afi

Recibe antes que nadie historias como ésta