Loading...

ÁNGELES Y EXTRATERRESTRES

Lucy Aspra  

0


Fragmento

AGRADECIMIENTOS

Image

Este libro me tomó mucho tiempo de investigación pero siempre conté con el apoyo y comprensión de muchas personas. En primer lugar, quiero agradecer a mis tres adorados hijos: Sabrina, Renata y Rodrigo Herrera Aspra, quienes son mi cimiento. A Rodrigo, además, debo agradecerle su aporte económico para continuar con mi labor; a Renata, por motivarme con su ejemplo de perseverancia en todo lo que realiza; y a Sabrina, porque siempre me alienta y me impulsó mucho para completar el libro cuanto antes. Doy gracias continuas por las bendiciones con las cuales Dios los colma, por la protección que les dispensa san Miguel Arcángel y por el resplandor de los ángeles que corona con éxito todo lo que emprenden y los envuelve a diario con su luz de protección, salud, amor, armonía, tolerancia, humildad y espiritualidad.

Doy gracias a mis siete divinos nietos: Renata, Regina, Sabrina, Sebastián, Rodrigo, Paulina y Alonsito, que me llenan de amor e incluso ayuda con ciertos temas; en especial Alonsito, de siete años, quien me asesoró con algunos datos sobre los mensajes subliminales de ciertas caricaturas que a su tierna edad ha sido capaz de captar. Agradezco a Sabrinita, de doce años, quien leyó el manuscrito de esta obra y me dio su aprobación: “Me gusta. Está preciso, conciso y entendible”. Gracias a Águeda, mi querida nuera, por ser también mi amiga, por su apoyo e invaluable ayuda y por ser quien me sugirió que terminara cada capítulo con un mensaje de amor y esperanza.

A Sergio de la Torre por su amor, comprensión y presencia a pesar de mis múltiples ocupaciones. A Cynthia Aspra, mi querida sobrina, por su dulce y paciente compañía durante el año que fue parte de mi “encierro” mientras escribía este libro; a mi adorado hermano, Jaime Aspra, y a su esposa, Sonia, por su cercanía emocional; a mi hermana, Argentina Alvarado, por su amor y comprensión. A Gerry Palomba por su apoyo y gentil disponibilidad.

Además de mi familia, conté con la ayuda de angelitos terrenales que han estado pendientes de La Casa de los Ángeles y me han apoyado siempre: Lupita Díaz Arroyo, quien, además de tener un espacio cada semana para expresar su gran amor por los ángeles, con enorme entrega me suple todas las veces que por algunas actividades he tenido que ausentarme. A Silvia Casarín. En cuanto a entrega y devoción también tengo que mencionar a Lolita Santos, Sylvia Ibarra, Cristi López, Angelita Romero, Rosalba Reynoso, Josefina Moreno, Miguel Pérez, Graciela Alanís, Angie del Muro, Víctor Manuel García, Víctor Miranda, Carlota García, María de Jesús Camacho, Martha Elba Pimienta, Lidia Meza, Beatriz Reséndiz Mendoza, José Ramón Ramos S., Adriana T. Salas, Víctor Hernández y Jesús San Pablo. A Lidia Stigler y su esposo, José Hernández. A Fernando Gómez Rodríguez y Argelia Álvarez.

Doy gracias especiales a mis queridas amigas Ángeles Ochoa y Corina Verduzco, quienes siempre me dan muestras de su sincera amistad y me apoyan en todo momento. A todos los que además de sus labores están dedicados a despertar conciencias; entre ellos, me siento distinguida de contar con l

Recibe antes que nadie historias como ésta