Loading...

NO HAY HOMBRES CABRONES SINO MUJERES QUE LOS AGUANTAN

Georgette Rivera  

0


Fragmento

Índice

Portadilla

Índice

Dedicatoria

Agradecimientos

Nota aclaratoria

Prólogo

Capítulo 1

Dos Advil, por favor

La sesión

Otra(o) ocupa tu lugar

Capítulo 2

Está ca… fé

Y el diccionario dice que “cabrón” significa…

Cabrones del primer tipo

Cabrones del segundo tipo

Cabrones del tercer tipo

Cabrones del cuarto tipo

Cabrón y medio

Cabrón, pero lindo

Cabrón que no tiene vergüenza

Cabrón con cola que le pisen

Cabrón de oficio

Cabrón y codo

Cabrón feo y atrevido

Cabrón con sentimientos

Cabrón huérfano (porque no tiene ma…)

Cabrón mentiroso

Cabrón y pen…

Cabrón bipolar

Cabrón de mie… do

Cabrón misógino

Cabrón nulificador

Cabrón Misión Imposible

Recibe antes que nadie historias como ésta

Cabrón Invisible

Capítulo 3

La mujer maravilla

La mujer glee

La 01-800-pobre-de-mí

La quarter pounder

La domino’s pizza

La rápida y furiosa

La pseudoespiritual

La espiritual

La flojita y cooperando

La fresa

La wanna be

La hechiza

La rebelde

La transformer

La gordibuena

La cool

La fingidora

La psicópata

La todos para mí y yo para todos

La hija de la fresa

Capítulo 4

Love in Eureka Valley

Cabrones en la comunidad gay

Cabrón bisexual

Cabrón soltero, guapo y codiciado

Cabrón casado y sin hijos

Cabrón divorciado, mujeriego y sin hijos

Cabrón que se casó y se dio cuenta en el camino

Cabrón inconsciente

Cabrón divorciado y con hijos

Estás enferma

La insegura

La despechada

La divorciada con hijos

Capítulo 5

¿Qué sigue?…

Dear mamá

Mamá cuervo

Cría cuervos y dejarás muchos tuertos

Capítulo 6

La maldición

Capítulo 7

El príncipe conoce a la princesa por boca de la bruja

Mother in law

Maléfica ataca a Hermelinda Linda

Maléfica vs. Angie

Hermelinda vs. doña Reyna

Maléfica vs. Hermelinda Linda

Doña Reyna le da la bienvenida a la princesa Angie

Capítulo 8

Tolerar una relación mediocre para no estar sola

Luna amarga es poco…

Te quiero, te amo, te odio, perdóname, te perdono

Love is in the air…

Donde está mi atención, está mi intención

Pidiéndole peras al olmo

Slot machine

Con síndrome de Can Cerbera

Para hablar de cabrones

La llave de Michal Negrin

La llave maestra

Toma el llavero, abuelita

Cerrando ciclos

Velas encendidas

Apagando velas

Divorcio sin dolor

Capítulo 9

De viva voz

WhatsApp

IPhone I love U

El chat

Los contras

Los pros

Capítulo 10

Ah, el amor…

Valió la pena esperar

La amistad

La relación ideal

Enamorarse de uno mismo

Un entero

Pareja fake

El gato intimida al ratón

Los intocables

Pareja Candy Crush

Tips para no caer en las redes de un cabrón

Conclusión

Apéndice

Bibliografía

Notas

Créditos

Grupo Santillana

Dedico este libro a mi hijo Paulo, a quien educo con todo mi esfuerzo y con el deseo de hacer de él todo un caballero, en el intento de no echarlo a perder para todas las mujeres que conozca en su camino.

Image

Com a distãncia do corpo, na proximidade do espírito aqueles que não estão mais.

Image

Agradecimientos

A Óscar Treviño: uno de los maestros más exigentes que he conocido en el arte de bordar el tiempo, por recordarme que con la risa puedo horadar cualquier muro… gracias.

A César Ramos, mi editor: por confiar en mi trabajo y volverse mi cómplice.

A Enrique Hernández y a su equipo de diseño, quienes convierten su trabajo en creatividad e imaginación.

A Lizet Duck: por hacer que una prenda vista un escenario, el cuerpo, un momento.

A Sofy Zambrano: por esperar pacientemente… el presente.

A los que ya no están: por escribir con tinta indeleble este libro.

A todos los que me acompañan, aunque yo no los vea.

Nota aclaratoria

Muchos de ustedes se preguntarán por qué si me dedico a cuestiones espirituales y esotéricas quiero abordar el tema de las relaciones interpersonales. Después de quince años de ejercer la podomancia, la cual sugiere una hermenéutica mística, es decir, un proceso de interpretación de la energía del ser humano, ahora me adentro en los escondrijos de la mente humana, en lo relativo a las diferentes conexiones que se realizan en el mundo. Cuando la gente me visita busca respuestas, las cuales llegarán cuando encuentren su silencio. El ruido se genera cuando un ser humano siente que algo en su vida no funciona bien. En fin, todo esto también sucede en las relaciones de pareja. La mayoría de las mujeres me preguntan si encontrarán a la pareja indicada, pues llevan años buscándola en las parejas que “han tenido” (aunque yo pienso más bien que no las han tenido sino que las han elegido). El sufrimiento de estas personas me parece innecesario.

Este libro les brindará unos lentes que les ayuden a ver lo que en ocasiones cuesta mucho trabajo entender. Los seres humanos valemos tanto o más de lo que sentimos; sin embargo, nosotros mismos pensamos que nuestro valor se mide en función de lo que los demás piensan o sienten hacia nuestra persona. Eso es un error, ya que estamos en este plano y en esta vida para disfrutar de lo que nos ha sido dado y a través de ello transformar nuestro entorno. Y qué mejor si se logra por medio del amor.

México, D. F. a 24 de marzo de 2013




Las siguientes frases me las enviaron por Facebook mis queridas followers, cuando les comenté que tenía pensado elaborar una clasificación sobre los tipos de cabrones que hay en la vida:

» Es un cabrón, me deja plantada, no me valora, no sabe lo que pienso, no le interesa mi trabajo.

» Es un poca madre, no tiene límites, siempre hace lo que quiere, no me respeta, se aprovecha de que lo quiero.

» Sabe dónde darme, es un sinvergüenza, es una persona que satisface sus necesidades a costa de los demás.

» Niega la relación, les baja el cielo y las estrellas a las mujeres con falsas promesas.

» Es un idiota, no se hace responsable de sus decisiones, todo lo toma a juego.

» Poco hombre, dícese de una persona que se hace llamar “hombre” y que es muy bueno, pero para mentir o engañar.

» Es un individuo que es un chingón, pero del verbo chingar, o lo que es lo mismo, le gusta hacer pero no que se la hagan.

» Has convertido mi amor y admiración en desprecio y dolor.

» Aprovechado, ladras, tienes mamitis, no tienes conciencia y por eso vives en una baja evolución espiritual.

» Pobre, carente de toda lógica, no vales nada, siendo el peor en todo te has salido con la tuya.

» Al amenazarme no eres más que un aullido en la oscuridad, nunca me quitarás a mi hijo.

» Mentiroso, fraudulento, tus promesas no llegan a ningún sitio, crees que puedes con todo pero has olvidado la justicia divina.

» Egoísta sin remordimiento, incapaz de amar a nadie, vives en tu propio mundo.

» Por muy poco te das a conocer, tu capacidad de comprensión es nula, no sabes diferenciar entre lo importante y lo que no lo es.

» No sé cómo se atrevió a faltarme al respeto de esa manera.

Escribe los nombres de los (las) cabrones(as) con los(as) que te has topado en esta vida:

Escribe lo que le dirías a cada uno(a) para sentir tranquilidad y no quedarte con ningún sentimiento negativo hacia él o ella.

Nombre del cabrón o cabrona

No hay hombres cabrones, sino mujeres que los aguantan.

Desahógate

Prólogo

En nuestros días es muy común escuchar a cientos de mujeres lamentar su mala suerte en las relaciones de pareja, o bien, hablar de lo mal que las han tratado de manera injustificada, después de haber entregado tanto y tanto amor. Desde los consultorios de médicos de la conducta y terapeutas del alma, hasta las puertas de templos espirituales, ellas se dan cita para contar sus historias como letanía: llevan juicios, quejas y opiniones para que les ayuden a resolver el misterio de por qué los hombres que se han cruzado en su camino son unos reverendos cabrones.

Podemos hablar hasta el cansancio del tema porque es muy fácil culpar a todo el género masculino de lo que sucede en las relaciones, pero como terapeuta del alma, durante muchos años me he percatado de que nosotras las mujeres hemos propiciado que los hombres nos traten con la punta del zapato. Tengo justificaciones, historias, testimonios que avalan lo que afirmo. No se trata de hacer una alusión directa a nadie, sino de ver que, desde un nuevo punto de vista, las dos partes tienen responsabilidad directa en el tratamiento y desarrollo de la relación.

Hace años que en los libros está de moda hablar sobre mujeres que deben portarse como cabronas o ser cabronas. El texto de Argov Sherry, Por qué los hombres aman a las cabronas, es una gran herramienta para todas las mujeres que no saben el gran potencial que tienen y pueden poner en práctica; de igual manera, el Manual de la perfecta cabrona de Elizabeth Hilts exhalta a la cabrona que todas las mujeres llevamos dentro e impide actos viles como dejarse pisotear y perder la autoestima.

Asimismo, todo el tiempo hay historias de desamor a nuestro alrededor, ya sea de una amiga, hermana, familiar, compañera de trabajo o conocida, que sufre por un mal hombre con quien se casó, compartió su vida, vivió en amasiato, fue su amante, su novio, amigovio o lo que sea, que le hizo la vida de rombos y la traicionó, la dejó, la engañó, la golpeó, la lastimó, la sedujo y hasta el dinero le robó.

Todo parece indicar que vivimos en una cultura del falogocentrismo, como diría Jacques Derrida,[1] término que designa el razonamiento que existe entre el concepto de paternidad y la importancia que se da al falo; concepto distinto al falocentrismo, que es la “diferencia sexual en relación con el simbolismo fálico, [que] identifica la masculinidad y le da un mayor estatus relativo a sus dimensiones y funcionalidad”.

De esta forma, toda culpa recae en el hombre. Incluso, nos han hecho creer que ellos son villanos de nacimiento. Sin embargo, quiero desmitificar esta máxima, dado que en nuestra sociedad vivimos en matriarcado (y no hablo sólo de México, sino de casi toda Latinoamérica), en el que la mujer lleva los pantalones en muchos hogares.

Este libro está escrito para hombres y mujeres que quieren saber más sobre sí mismos, sobre la forma de proceder del género opuesto, sobre cómo actuar para no echar a perder lo que puede ser una maravillosa relación, o detectar si no lo es, y cómo salir de ella. Se muestran algunos tips para no cometer los mismos errores de siempre y te dicen qué hacer en los diferentes casos.

Al final del libro encontrarás un planteamiento que conciliará el mundo del hombre con el de la mujer, como una posibilidad única cuando se entiende que los temas de pareja son funcionales y genera amor.

Capítulo 1
Image

En mi piel hay escritas muchas historias y sólo el corazón sabe cual el lápiz le va a contar al papel… ésta es una de ellas.

Dos Advil, por favor
••••••

Esta historia empezó a armarse en mi cabeza un viernes después de toda una semana de trabajo, cuando llegué a casa pidiendo: “Dos Advil, por favor.” La cabeza me reventaba, sentía que mi capacidad de almacenar información tocaba su límite y que información no era la que proporcionaba Wikileaks,[2] sino la sarta de cosas que había escuchado, no sólo esa semana durante la terapia que ofrezco, pero sí a lo largo de quince años de trabajo. A decir verdad, las oí desde pequeña en muchos hogares, incluido el mío.

Para aclarar un poco el punto quiero decir que mi formación académica abarca desde los clásicos orientales de la literatura hasta la deconstrucción, los nuevos paradigmas, la teoría literaria, el hipertexto y los nuevos medios en esta época de globalización. En lo espiritual, soy vidente, me dedico a la podomancia, que es la lectura de la planta del pie; y en lo práctico, doy terapias del perdón, del dolor, entonación de chackras, niño interior (busca a tu niño interno), sanación con cama de cristal de cuarzo, contacta a tu ángel o a tus seres queridos que están en el cielo, y también doy conferencias sobre estos temas. Por lo tanto, de manera académica o espiritual, soy una intérprete dedicada tanto a l ...