Loading...

SECRETO R (SERIE SECRETO 3)

Leopoldo Mendívil López  

0


Fragmento

Advertencia

Los eventos políticos e históricos que se relatan en esta novela son reales. Por razones de dinamismo narrativo, para acelerar la acción y para aumentar el entretenimiento y el suspenso, los hechos se presentan comprimidos, condensados, re secuenciados y novelados. Algunos diálogos y personajes han sido insertados.

Las recreaciones —acción y diálogo— de algunos personajes reales contienen modificaciones novelizadas por motivos de drama. Se suplica a los interesados disculpen las licencias. El público mundial merece conocer la verdad.

Existe una red.

Esta red controla a grandes bloques del mundo a través de un sistema semejante a un sindicato del que los ciudadanos no saben virtualmente nada. El público cree versiones falsas como la mitología de los Illuminati. La confusión de falsedades y mitos que se difunden en la sociedad actual es una telaraña que oculta la verdadera telaraña.

Sus nombres van a aparecer en este documento, en una forma integrada, en lo que conforma la saga de la nueva era del mundo.

Recibe antes que nadie historias como ésta

La organización que conforma este sindicato secreto se conoce como la Intraestructura y está integrada por nueve subestructuras o “anillos” que le sirven para controlar a gran parte de los actores políticos del mundo y son los siguientes:

CIA: Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos.

Grupo Bilderberg: Conferencia anual donde la red reúne a 300 políticos y empresarios del mundo para transferirles líneas de acción, para que las apliquen en sus países.

CFR: Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos. Órgano compuesto en gran parte por empresarios. No es parte del gobierno de los Estados Unidos, pero le da órdenes; éstas se convierten en la política del mundo. No es elegido por ningún votante.

RAND Corporation: Instituto semisecreto del Pentágono. Analiza y desarrolla para la red los planes para modificar países y sembrar campañas en los medios. Fabrica tecnología de guerra.

DARPA: Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa de los Estados Unidos. Once por ciento de su presupuesto está destinado a programas clasificados. Es la rama tecnológica de la red.

Skull & Bones: Fraternidad de estudiantes y egresados selectos de la Universidad de Yale (Fraternidad de la Calavera). A esta sociedad han pertenecido algunos de los hombres más ricos e influyentes del mundo, incluyendo a los presidentes George H. W. Bush y George W. Bush. Esta fraternidad tiene vínculos con políticos mexicanos.

G 30: Grupo de los Treinta. Sindicato de banqueros e industriales del mundo. La mayor parte de sus miembros son empresarios. Nadie votó por ellos para tomar decisiones de gobierno. Los estudios que producen son instrucciones económicas para los bancos y para el gobierno de los Estados Unidos.

Comisión Trilateral (TC): Sindicato de los hombres más poderosos —principalmente hombres de negocios— de los Estados Unidos, Japón y la Gran Bretaña. Es una ramificación —o sustitución— del CFR.

ONU: Organización de las Naciones Unidas.

Estos organismos son la red. Sus tentáculos se han extendido hasta todos los continentes y países, absorbiendo a empresarios que no conocen la profundidad o las intenciones de la Intraestructura.

Esta novela-investigación está sustentada en parte sobre la investigación histórica, política, económica, científica y sociológica que han realizado los siguientes autores: Alex Abella, Chris Arsenault, Matthieu Auzanneau, Russ Baker, James Bamford, Will Banyan, Carlos Benavides, Francisco Cárdenas Cruz, Jean-Charles Brisard, Richard Clarke, Magdala Coss Nogueda, Peter Dale Scott, Dolia Estévez, Daniel Estulín, Guillaume Dasquie, Jorge Fernández Menéndez, Gerald Ford, Eduardo Galeano, Julio Godoy, John Goleman, José Armando González V., José Luis Gordillo, Alan Greenspan, Alfredo Jalife Rahme, Juan Ramón Jiménez de León, Michael Kane, Robert Kennedy, Henry Kissinger, Efraín Klérigan, David Landau, Patricia Lee Wynne, Edward Lucas, Jonathan Marshal, Michael Meacher, Carrick Mollencamp, Fernando Montiel T., Michael Moore, Francisco Martín Moreno, Manuel Mejido, Jefferson Morley, George Morris, Richard Nixon, Alexandra Robbins, Jacques Rogozinski, Carlos Salinas de Gortari, John Saxe-Fernández, Allan Sloan, Anthony Sutton, Gillian Tett, Gordon Thomas, Raúl Tortolero, Eduardo Valle, Jenaro Villamil, Tim Weiner, Bob Woodward.

Esta novela también pretende recordar el monto de bienes robados durante las grandes depresiones económicas. Por ejemplo, la recomendación del Centro Internacional para la Recuperación de Bienes Robados para la Convención contra la Corrupción de la Organización de las Naciones Unidas (UNCAC): “Recompensas de entre 10 y 20% pueden ser pagadas a quienes proporcionen información que conlleve a la recuperación de activos robados”. Monto aproximado de dinero que desapareció de cuentas de inversión en todo el mundo como resultado de la crisis financiera global: 22 billones de dólares. Premio para quien localice este monto, si se comprueba que procede de un robo: 2 000 000 000 000 de dólares.

De acuerdo al artículo 31 de la UNCAC [Congelación, captura y confiscación de bienes robados], Apartado 6: “Ingresos u otros beneficios derivados de hechos criminales […] serán sujetos de las medidas a las que se refiere este artículo [confiscación], en la misma forma y medida como productos del crimen”.

Y según el artículo 57 [Devolución y disposición de los bienes confiscados], Apartado 1: “La propiedad confiscada conforme al artículo 31 de esta Convención será dispuesta para inclusive su devolución a sus propietarios legítimos originales”.

Esta novela está dedicada a toda la humanidad.

Y todos los hombres volverán a ser hermanos.

FRIEDRICH VON SCHILLER / BEETHOVEN

Enfrentando lo invisible

No temamos del camino hacia la verdad.

ROBERT KENNEDY

Ex candidato a la presidencia de los Estados Unidos,
5 de junio de 1968, 10 minutos antes de ser asesinado

La palabra “secrecía” es repugnante en una sociedad libre y abierta, y nosotros como pueblo estamos inherente e históricamente opuestos a la existencia de sociedades secretas, de pactos secretos y de procedimientos secretos. El hombre habrá de ser aquello para lo que nació: LIBRE.

JOHN FITZGERALD KENNEDY

Presidente de los Estados Unidos; hermano de Robert Kennedy,
27 de abril de 1961, dos años y medio antes de ser asesinado

Detrás del gobierno visible descansa un gobierno invisible que no le debe ninguna lealtad ni gratitud a la gente.

THEODORE ROOSEVELT

Presidente de los Estados Unidos, 19 de abril de 1906

Un poder financiero invisible ha poseído al gobierno de los Estados Unidos desde los días de Andrew Jackson.

FRANKLIN DELANO ROOSEVELT

Presidente de los Estados Unidos; sobrino de Theodore Roosevelt,
21 de noviembre de 1933

Algunos de los hombres más poderosos de los Estados Unidos, en los campos del comercio y de la industria, sienten temor hacia algo. Saben que existe un poder oculto, tan organizado, tan invisible, tan observador, que prefieren no hablar en voz alta para condenarlo.

WOODROW WILSON

Presidente de los Estados Unidos, marzo de 1913

Las corporaciones han sido entronizadas, y una era de corrupción en las altas esferas seguirá en el poder, el dinero del país se esforzará por prolongar su reinado, hasta que la riqueza se concentre en unos pocos, y la república sea destruida.

ABRAHAM LINCOLN

Presidente de los Estados Unidos, 1863

Tendrás una revolución, una revolución terrible. Qué curso tome dependerá de lo que el señor Rockefeller le diga al señor Hague.

LEON TROTSKY

Líder de la Revolución rusa, entrevista con
el New York Times, 13 de diciembre de 1938

La verdadera amenaza para nuestra república es el gobierno invisible que como un gigante pulpo desparrama sus pegajosos tentáculos a través de la ciudad, a través del estado y de la nación. Este gobierno invisible opera bajo la cubierta de una pantalla auto creada. En la cabeza está John D. Rockefeller con su corporación petrolera Standard Oil, con un pequeño grupo de muy poderosos bancos internacionales. Esta pequeña junta secreta controla al gobierno de los Estados Unidos y a nuestros dos grandes partidos políticos: el Demócrata y el Republicano.

JOHN F. HYLAN

Alcalde de Nueva York, 1922

La depresión [de 1929] fue el despellejamiento calculado de la población por parte de los poderes económicos del mundo y fue planificada para detonarse con la repentina escasez de dinero bursátil en el mercado de dinero de Nueva York. Los líderes del Gobierno Mundial y sus siempre cercanos banqueros han adquirido el completo control del dinero y de la maquinaria de crédito de los Estados Unidos por medio de la creación del Banco de la Reserva Federal, que pertenece a intereses privados.

CURTIS DALL

Corredor de bolsa y yerno del ex presidente de
los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt

La gente no comprende el sistema bancario y monetario de la generación del dinero. Si lo comprendieran, mañana mismo ocurriría la revolución.

HENRY FORD

Creador y fundador de la Ford Motor Company

La historia se está repitiendo; el Martes Negro de 1929.

TARA STEELE

Economic News, 22 de noviembre de 2011

Lo que estamos presenciando es esencialmente el derrumbe de nuestro sistema bancario moderno.

BILL GROSS

Director de administración de inversiones de PIMCO,
28 de noviembre de 2007

[Standard and Poors y Moodies] crearon toda clase de instrumentos financieros [en la década del 2000], llamados DERIVADOS FINANCIEROS; instrumentos que no están basados en nada real, sino sólo en otros pedazos de papel. Y mientras todo esto estaba ocurriendo, ¿quién estaba sentado como presidente de la Reserva Federal? [se refiere al ex presidente de la FED Alan Greenspan].

SHELDON STAHL

Ex economista de la Reserva Federal de los
Estados Unidos, 3 de agosto de 2008

¿Es Allan Greenspan el verdadero villano detrás de la Burbuja de Vivienda?

PETER D. SHIFF

Investor Centric, 19 de mayo de 2009

Estamos agradecidos con el Washington Post, con el New York Times, con Time Magazine y con otras grandes publicaciones cuyos directores han atendido a nuestras reuniones y respetado sus promesas de discreción por casi cuarenta años. Pero el trabajo ahora es mucho más sofisticado y prepara la marcha hacia el gobierno mundial. La soberanía supranacional de una elite intelectual y de los banqueros globales es por supuesto preferible a la autodeterminación de las naciones practicada en los siglos pasados.

DAVID ROCKEFELLER

Fundador de la Comisión Trilateral; nieto
de John D. Rockefeller, junio de 1991

Derrocar al gobierno de Irán en 1953 fue hasta entonces el mayor triunfo de la CIA. Habíamos cambiado completamente el curso de un país.

ANDREW KILLGORE

Ex funcionario del Departamento de Estado
de los Estados Unidos, 1976

En nuestro sueño nosotros tenemos recursos ilimitados y la gente se nos entrega con perfecta docilidad a nuestras manos moldeadoras. Las actuales convenciones de la educación desaparecen de nuestras mentes; y libres de la tradición, nosotros trabajamos nuestra propia buena voluntad sobre un pueblo rural agradecido. No trataremos de hacer de estas personas ni de ninguno de sus niños unos filósofos o personas de enseñanza o ciencia.

FREDERICK GATES

Director del General Education Board creado
por John D. Rockefeller, agosto de 1912

El Estado-nación [los países como son actualmente] se está convirtiendo cada vez menos competente para realizar sus tareas políticas internacionales. Éstas son algunas de las razones que nos presionan para liderar vigorosamente hacia la verdadera construcción de un nuevo orden mundial. Será más pronto de lo que imaginamos.

NELSON ROCKEFELLER

Hijo de John Rockefeller Junior. Gobernador de Nueva York
y aspirante a la presidencia de los Estados Unidos. Artículo
“The Future of Federalism”, 1962

…unos cuantos individuos en puestos clave del gobierno y del ejército, de importancia táctica, cuya eliminación resulta obligatoria para el éxito de la acción militar por razones psicológicas.

Cable de la CIA

Enviado a Al Haney, jefe de operaciones de la
Operación Éxito de la CIA para el derrocamiento del
presidente Arbenz de Guatemala, con una lista
de 58 guatemaltecos escogidos para ser asesinados,
enero de 1954

La Agencia Central de Inteligencia —CIA— se ha convertido en un cáncer para la humanidad. Voy a romperla en mil pedazos y voy a esparcirlos en el viento.

JOHN F. KENNEDY

Presidente de los Estados Unidos, abril de 1961

Es imposible ocultar por más tiempo a la opinión pública los planes de la CIA para asesinar a líderes de países extranjeros.

LAURENCE SILBERMAN

Juez federal del Departamento de Justicia de los
Estados Unidos, memorándum al presidente de
los Estados Unidos, Gerald Ford, 3 de enero de 1975

Denme 25 000 dólares y compraré cualquier jefe africano.

GERRY GOSSENS

Agente de la CIA en Rodesia en 1977

Algo ha sucedido dentro del funcionamiento de la CIA. Su destino primigenio fue el de ser instrumento de información para el presidente. Su actuación ha determinado el ensombrecimiento de nuestra postura histórica, y ese algo debe ser rectificado.

HARRY S. TRUMAN

Presidente de los Estados Unidos, 12 de diciembre de 1963

Nos hemos visto obligados a crear una industria de armamentos en funcionamiento permanente y de vastas proporciones […] Sólo en el capítulo de seguridad militar, gastamos más que los ingresos netos de todas las sociedades industriales del país […] Me atrevo a decir que la estructura misma de nuestra sociedad se encuentra en peligro.

DWIGHT EISENHOWER

Presidente de los Estados Unidos, 17 de enero de 1961

Todos los grupos organizados de ciudadanos democráticos [sindicatos] existentes hoy en este y en los demás países deben ponerse en contacto para prestar ayuda a las fuerzas clandestinas [de la naciente CIA].

WILLIAM GREEN

Presidente de la American Federation of Labor tras
la dominación de Samuel Gompers, abril de 1950

La CIA posee a todos los que tienen alguna significación en los mayores medios de comunicación.

WILLIAM COLBY

Director general de la CIA, 12 de abril de 1996

Teníamos informantes de la CIA en todas las dependencias del gobierno mexicano […] El hecho de que la embajada de los Estados Unidos en México sea la más grande del mundo ayuda a explicar esta relación especial […] Fuentes en altas posiciones del gobierno mexicano estaban en la nómina de la CIA.

JULIÁN NAVA

Embajador de los Estados Unidos en México
durante el sexenio de José López Portillo, entrevista
con Dolia Estévez para su libro El Embajador

[El presidente mexicano] actuará en la mayoría de los casos como se le solicite. [Se refiere a Gustavo Díaz Ordaz.]

WINSTON SCOTT

Jefe de la CIA en México, comunicado 104-10516-10061
dirigido hacia las oficinas centrales de la CIA, 25 de octubre de 1963

Sarah, si los americanos hubieran sabido alguna vez la verdad sobre lo que los Bush hemos hecho a esta nación, nos habrían perseguido en las calles, nos habrían linchado.

GEORGE H. W. BUSH

Presidente de los Estados Unidos, director general de la CIA en 1976
entrevista con Sarah McClendon, diciembre de 1992

Tanto los Bush, como los Harriman y los Rockefeller, estaban ligados por completo a la hermandad Skull & Bones [de la Universidad de Yale, fundada en 1832]. Prescott Bush y la Standard Oil [de John D. Rockefeller] decidieron invertir su abundante capital en intereses nazis. John D. Rockefeller contribuyó con 32 millones de dólares entre los años 1929 y 1932 […] Los hermanos Dulles [John Foster, más tarde secretario de Estado, y Allen, más tarde director de la CIA] tenían tratos con los Rockefeller […] Los dos hermanos Dulles representan los intereses de los Bush, de los Harriman y de los Rockefeller.

ANTHONY C. SUTTON,

6 de julio de 1999

Carta a su hijo John:

Qué Providencia es el que tu vida esté ahí para tomar las responsabilidades de lo que he iniciado. Hace años no lo habría podido soñar. Irás más allá, en la contemplación de nuestra actitud hacia el mundo. Hay mucho para ti por realizar en el futuro.

JOHN D. ROCKEFELLER

Iniciador de la Dinastía Rockefeller; creador de Standard Oil; precursor de las actuales corporaciones globales Exxon Mobil, Chevron Texaco, JP Morgan Chase Bank, Citibank y Arco Petroleum, así como de las siguientes instituciones de política mundial: Organización de las Naciones Unidas, Consejo de Relaciones Exteriores, Comisión Trilateral y Agencia Central de Inteligencia, 12 de septiembre de 1918. Golf House. Lakewood, New Jersey

Lo que antes eran guerras militares, ahora son guerras económicas. Son competencias por mercados. Los ejércitos modernos son las empresas transnacionales.

CARLOS SLIM HELÚ

Hombre más rico del mundo, mexicano, Punta del Este, Uruguay, 2007

Y por este destino habremos de actuar.

Lo que es pasado es el prólogo.

Lo que viene, tú y yo lo habremos de efectuar.

WILLIAM SHAKESPEARE

Escritor del Imperio Británico, 1611

0

Soy Axel Barrón, tataranieto del soldado y espía mexicano Simón Barrón Moyotl.

Estoy investigando el centro de la Intraestructura, el Secreto R.

Mis primos Claudio, Magdala, Pedro, Ariel y Valentino están en México. Saben que una fuerza exterior está manipulando las elecciones. Se está repitiendo lo que ocurrió en 1910.

Pero esto es mundial. Ellos derrumbaron sus propias Torres Gemelas. Ellos manipularon la economía. Ellos son los que causaron esta crisis financiera del mundo. Es algo invisible. La gente no lo ha visto. La Intraestructura nunca ha sido más poderosa e impenetrable. Tienen el control de los medios. Tienen el sistema bancario. Tienen a sus espías en todos los rincones de la tierra, con sueldo de la Corporación R. Tienen a nuestros políticos comprados, con sobornos de la Red Wotan. Cualquiera que nos rodea puede ser parte de la Intraestructura. La búsqueda de la verdad nos está llevando hacia un punto muy extremo.

Yo no quiero escapar.

Yo quiero saber la verdad.

Y quiero que esta verdad se sepa, porque esta verdad, y sólo ésta, va a cambiar al mundo.

En este momento me encuentro en un ducto muy profundo. Tengo un brazo torcido. En este punto del mundo no hay luz. Estoy rodeado de un líquido negro. Arriba me están esperando hombres que tienen gases para provocarme cáncer.

Si estás en internet, viendo este video, busca a mi prima Magdala. Búscala en Facebook. Dile que esto no empezó el 11 de septiembre de 2001, con el autoataque a las Torres Gemelas; ni siquiera comenzó el día en que ellos asesinaron al presidente John F. Kennedy. Esto inició antes, hace 425 años, en el origen de la familia que hoy está controlando al mundo.

1

EL ORIGEN, HACE 425 AÑOS

Cámara de las Estrellas (Star Chamber) [inquisición secreta de Inglaterra] Inglaterra, 8 de febrero de 1587

La noche aplasta las paredes de picos de la Cámara de las Estrellas, la abominable y aún desconocida inquisición secreta controlada por los reyes de Inglaterra, más cruel y sádica que la institución a la que tanto atacan: la Inquisición española.

María Estuardo, bella y morena, de ojos color castaño, está encadenada a un poste en el salón de tormentos; tan enorme en tamaño como en oscuridad y maldad. Es el templo del miedo creado por su tío abuelo Enrique VIII para reprimir a los que piensen distinto. Tiene la forma dura de Polaris, la Estrella Polar. El techo es una cúpula pintada de estrellas. En medio hay un ojo que lo ve todo; está rodeado por las líneas entrecruzadas de tres triángulos entrelazados.

La columna al centro —a la que está encadenada María— es un pilar con alas. La llaman Saxum Stapol o “Irminsul”, el poste de los sajones, la columna del mundo. Las alas que salen de ella son las alas del casco de Wotan, el dios supremo de los antiguos sajones, y parecen retorcerse en el espacio oscuro como las articulaciones de una enorme araña.

María es la verdadera reina de Inglaterra, sobrina nieta del rey Jaime V de Escocia, y también del nefasto asesino Enrique VIII de Inglaterra. Ahora está atrapada y encadenada al borde de una cornisa flotante de esta columna que surge desde el abismo; la tienen suspendida sobre este precipicio los hombres de su amargada y cadavérica tía, Elizabeth, la usurpadora del trono de Inglaterra, hija ilegal de Enrique VIII.

Los tacones de cristal de las zapatillas de su tía resuenan en el pasillo de roca, al otro lado del abismo. Elizabeth, de cabello rojizo, nariz ganchuda, largos dedos encorvados, es una sombra azulada que cojea en la oscuridad con la pierna deformada. A su lado avanza, casi flotando, su brujo negro, el tenebroso mago John Dee, cerebro secreto de un plan para la creación de lo que pronto será conocido como “Imperio Británico” e “Imperio del Mundo”.

María Estuardo, la bella morena de ojos caoba, amada por los pueblos de Escocia, Irlanda e Inglaterra, mira a su sádica tía, ahora engrandecida por el brujo pagano que ha urdido sus planes. En la silueta de Elizabeth, María observa un adorno de seda, una maraña que parece el capullo de un insecto. El vestido tiene pintados muchos ojos y orejas arrancadas. La voz que llena el espacio proviene del mago envuelto en su manta negra:

—María, María, María… —emite un garraspeo que produce ecos en la cueva—. ¿Cómo te atreves a conspirar contra tu propia tía? ¡¿Acaso no entiendes que tu tía es la reina de Inglaterra?! ¡En su nombre te ordeno por última vez que renuncies a la Iglesia católica romana! ¡Renuncia a Roma ahora! ¡Es una orden! ¡Renuncia a tu obediencia al Papa! ¡Póstrate ante tu tía y admite que ella es ahora la única autoridad de Dios sobre la tierra!

María inclina el rostro hacia el abismo. Elizabeth, desde la oscuridad, entrecierra los ojos para observar la reacción de su sobrina. El mago negro insiste:

—María, María… —con la suela de su zapato aplasta una pequeña piedra, que provoca un eco alargado en la cámara cerrada—. La Iglesia verdadera ya no es el Papa de Roma. La voz de Dios sobre la tierra ahora es tu tía. ¿Lo entiendes? Tu tío abuelo inició esto. Lo estableció el Acta de Supremacía de la Corona Anglicana. Dios ya no está en el Papa, Dios está en la Corona de Inglaterra —susurra perturbadoramente—, en la sangre de Wotan. Como tal, tu tío abuelo aprobó su casamiento con tu tía Ana Bolena, y la hija de tu tía Ana Bolena es Elizabeth. Ahora no tienes ningún derecho al trono de Inglaterra —con sus largas uñas se acaricia las uñas de la otra mano—. Ahora ningún católico podrá aspirar jamás a la Corona de Inglaterra. Lo establece el acta: ¡No a los católicos! Y quien no acate nuestra nueva religión de Inglaterra, la Anglicana, será torturado en esta sala.

María Estuardo guarda silencio y sigue sin levantar la mirada del abismo, hasta que al fin algo la conmueve, levanta el rostro y observa al mago John Dee y a la reina Elizabeth que maquina a la distancia:

—Esa acta es inconstitucional. Esa acta es maldita y diabólica. Mi tío abuelo asesinó a dos de sus esposas —reta al brujo, que tiene un manto cuyo pico se tuerce hacia abajo, hacia el precipicio—. Olvide mi trono. Mi tío abuelo asesinó a 30 de sus más cercanos amigos, al cardenal John Fisher sólo porque se opuso a su demencia imperialista, porque le juró morir católico. Mandó asesinar a 72 000 personas sólo porque no se tragaron su mentira. ¿A cuántos mandó cortarles las orejas, mutilarlos vivos en esta Cámara de las Estrellas? ¿Cuántos han gritado aquí, frente a usted, cuando los estaban torturando, porque usted y Thomas Cromwell se dedicaron a convencer a mi tío para iniciar esta pesadilla? ¿Cómo puede un asesino autonombrarse la voz de Dios? ¡¿Qué obligación tenemos de creer en este infierno que ustedes dos inventaron?!

El mago, con su bastón de duro cristal negro, violentamente destroza las rocas del borde del abismo.

—¡¿Insistes con ser reina?! —la señala con ese largo cetro negro semejante al vidrio—. ¡¿Blasfemas contra Enrique VIII?! ¡¿Blasfemas contra la autoridad de Dios en la tierra, contra la voz de Dios, contra la sangre de Wotan?!

María guarda silencio y observa la rígida postura de su tía, quien le sonríe desde la oscuridad.

María centra su atención en el mago:

—Tú eres la semilla de esta maldad. ¿Y llamas a esto “cristianismo”? Tú eres quien sembró estas basuras del nuevo paganismo en la mente de mi tío abuelo.

El hechicero John Dee aprieta el puño de su bastón:

—María, María… Cuando naciste el mundo era uno. Ahora son dos —levanta los brazos que dejan al descubierto una serie de ornamentos con símbolos sajones antiguos—. Ahora el poder de la raza anglosajona, la raza de Wotan, se erige al fin sobre la tierra. ¡Hoy comienza la guerra final por el control del mundo! ¡Hoy comienza el exterminio de los católicos en Europa y en el resto del planeta! ¡Acabaremos con Roma! —empieza a alzar la voz hasta que María escucha con claridad, casi en un grito—: ¡Wotan, Wotan, Veit ec at ec hecc vindga meiði a netr allar nío, geiri vndaþr oc gefinn Oðni, Wotan, Wotan, Wotan!

En lo alto, la bóveda comienza a crujir. El sonido de un trueno recorre las paredes. María se horroriza al descubrir que John Dee vocifera hacia las estrellas teñidas en el techo que cruje.

—¡¿Está usted gritando hechizos?! ¡¿De dónde los saca?!

El bastón de poder del mago parece ahora una cruz, con un espejo de negra obsidiana brillante en la cabeza. De ese espejo María distingue ahora dos cuernos cristalinos. Por debajo del bastón emergen dos colas, también de vidrio.

—Me sacrifico en ofrenda hacia mí mismo —dice John Dee, y centra su atención en la cabeza de la enorme columna con alas a la que se encuentra atada María—, en el árbol cuyas raíces se extienden desde lo desconocido.

—¿Qué diablos está diciendo? ¿Un conjuro a Wotan?

—María, María… —le susurra el hechicero—, póstrate ante tu tía —señala hacia la siniestra Elizabeth I—. Híncate.

María no le responde. John Dee azota su enorme vara contra las rocas, de las que salen polvos luminosos, casi chispas.

—¡Póstrate ante tu tía! ¡Obedece! ¡Obedece! ¡Obedece! ¡Obedece!

María comienza a sentir el miedo que nace de su corazón. Por detrás de John Dee, de la misma reina Elizabeth, emergen cuatro hombres tenebrosos, vestidos de mantas que tienen aferrados extraños herrajes, acompañados por sirvientes africanos de ojos tan blancos que parecen poseídos. El primero de los caballeros se dirige hacia María, y se inclina ante ella.

—Por favor, acepte la divinidad de su tía. Salve su vida. Sólo debe decir que renuncia para siempre al trono de Inglaterra y a la Iglesia católica de Roma.

—Sé quién es usted —le dice María—. Usted es John Davis, el capitán real de mi tía. Usted es el hombre que explora para ella los mares del norte, los glaciares hacia América, la ruta ártica llamada Polaris, para encontrar una forma de rodear las colonias españolas en América, para colocar ahí a las nuestras; para rodearlos, para proceder contra España, para quedarnos con sus tierras.

El capitán John Davis, de mirada de águila, le responde:

—María, no tome partido por el lado equivocado —observa hacia la reina Elizabeth como si esperara de ella una respuesta—: No existe duda alguna: somos nosotros, los anglosajones, la raza de los redimidos, somos la raza predestinada por la Gracia del Señor para ser enviados hacia los gentiles más allá de los océanos —abre entonces los brazos y señala el techo pintado de estrellas—. ¡¿No hemos sido nosotros, la nación de Inglaterra, colocados en el Monte de Sion para derramar nuestra luz sobre el resto del mundo?! ¡Inglaterra! ¡Inglaterra! ¡Inglaterra! Sólo nosotros —al decir esto se acerca a María, casi tanto como lo permite el abismo—. Nosotros, radiantes mensajeros del Señor, sólo nosotros —extrae entonces de entre sus ropajes una nueva Biblia de ...