Loading...

¡SIN PRETEXTOS!

Yordi Rosado  

0


Fragmento

background imagebackground image¡Sin pretextos!Cambia el pero por el puedoPrimera edición digital: noviembre, 2019D. R. © 2019, Yordi RosadoD. R. © 2019, derechos de edición mundiales en lengua castellana:Penguin Random House Grupo Editorial, S. A. de C. V.Blvd. Miguel de Cervantes Saavedra núm. 301, 1er piso,colonia Granada, alcaldía Miguel Hidalgo, C. P. 11520,Ciudad de Méxicowww.megustaleer.mxD. R. © Penguin Random House / Eddie Begun, por el diseño de cubiertaD. R. © Ramón Navarro, por el diseño e ilustraciones de interioresD. R. © Óscar Ponce, por la fotografía del autorPenguin Random House Grupo Editorial apoya la protección del copyright.El copyright estimula la creatividad, defiende la diversidad en el ámbito de las ideas y el conocimiento, promueve la libre expresión y favorece una cultura viva. Gracias por comprar una edición autorizadade este libro y por respetar las leyes del Derecho de Autor y copyright. Al hacerlo está respaldando a los autores y permitiendo que PRHGE continúe publicando libros para todos los lectores.Queda prohibido bajo las sanciones establecidas por las leyes escanear, reproducir total o parcialmente esta obra por cualquier medio o procedimiento así como la distribución de ejemplaresmediante alquiler o préstamo público sin previa autorización.Si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra diríjase a CemPro(Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor, https://cempro.com.mx).ISBN: 978-607-318-657-5megustaleermexico@megustaleermex background imagebackground image background imagebackground image A mis hijos, Santiago, Regina y Elías: el proyecto más importante de mi vida. background imagebackground imageÍNDICEAUTOESTIMA 23¿Soy suficiente? 23Autoestima, ¿cuestión de kínder o maestría? 36 Dice mi mamá que es culpa de mi papá, ¿o al revés? 50Secretos de mí para mí 57¿Tengo alta o baja autoestima? 62¿La vida es bella o una pesadilla en la calle del infierno? 71¿Cómo mejorar tu autoestima? 90SÍ SE PUEDE, LO QUE SEA, SÍ SE PUEDE 117Que te valga la actitud 117Apple, beta, gama 120Actitud positiva 122Como veo, doy 128Hay bodas malas y… ésta 135¿Cómo entrenar a tu dragón?… positivo 140Dime cuánto crees en ti y te diré quién eres 145EQUIVÓCATE FELIZ 155A cinco barrancas del paraíso 155Qué bueno que no vinieron mis papás 158El juego no termina cuando pierdes, termina cuando te das por vencido 166La sombra de Adal 16913213COMIENZA A LEER AQUÍ background imagebackground image¿CUÁLES SON TUS FORTALEZAS?201Actitud: tu gran fortleza 201¿Qué gemelo es mejor que el otro? 205El otro rollo de Otro rollo 208¿A QUÉ LE TIENES MIEDO? 221¿Es necesario el miedo? 221Divorciarte y volverte a casar… ¡Con la misma mujer! 228Instrucciones para vivir tu PEOR momento 235CON SUEÑOS, CON ILUSIONES 245Tres pasos infalibles para lograr tus sueños 245Ya tengo mi sueño, ahora ¿qué hago? 254Puedes porque puedes 260AGRADECIMIENTOS 2665764NO IMPORTA DE DÓNDE VENGAS,SÓLO IMPORTA A DÓNDE VAS 177No vivas del pasado 177Les pido que pasen a retirarse 180Persistencia 192Tu cerebro es una megacomputadora, pero nadie te dio las instrucciones 194NO HAY NADA MÁS FELIZ PARA UN LIBRO QUE SER LEÍDO 265 background imagebackground image background imagebackground imageTenemos que llevara tu papá a un hospital psiquiá-trico”, fue una de las frases que más me han dolidoen la vida.—No entiendo, ¿porqué?, ¿aquí no se tratan las adic-ciones? —les pregunté.—Sí, pero el señorRaúl ya tiene un daño cerebral muyserioyya no lo podemos atenderaquí. Ha estado muyagresivo.Mi papá bebió siempre yfuertísimo; no era bebedorsocial de fines de semana, como mucha gente. Él to-maba en serio. Me daba mucho miedo que muriera enun accidente en una de sus borracheras. De chico notuve problemas, la pasábamos muybien juntos, no sé siera porque él no tomaba tanto todavía o porque yo nome daba cuenta, pero después este problema se hizogrande yél se hizo gigante (no importa que una personamida 1.65 metros ypese 59 kilos, cuando toma diario ytúeres un niño, de verdad, lo ves como un gigante muyamenazador).El asunto es que independientemente de la enfer-medad del alcoholismo yde muchos momentos difícilesque vivimos, lo amé con todo mi corazón, siempre. Eso13COMIENZA A LEER AQUÍ““ sí,cuando te dicen que la enfermedad de tu papá llegó alnivel de un hospital psiquiátrico, todos los cables se des-conectan.Dos días antes de ese momento, me habían llamadounos vecinos de él para decirme que pasara a verlo por-que estaba actuando muyraro; nosotros vivíamos en lacolonia Avante, muycerca de la estación del metro Tax-queña yde Calzada de Tlalpan, en la Ciudad de México. Enesa época mi papá vivía solo en la casa, yo estaba graban-do en Televisa San Ángel y les pedí que me lo pasaran por teléfono. Cuando me contestó, me sorprendí muchísimopor lo que me dijo:—Yordito, ¿qué hacen estos bomberos en la casa?, ¿yestas bailarinas?, ¿

Recibe antes que nadie historias como ésta