Loading...

TIEMPO DE ARCáNGELES

Tania Karam  

0


Fragmento

Introducción:
Ya es tiempo

Llevas tiempo dándole vueltas en tu mente a ese asunto, al otro, al tema con esa persona, a lo que puede pasar, al tema económico, a lo que tienes que terminar, en aquello que es importante avanzar… sí, el punto es que en tu cabeza siempre hay algo sucediendo, no necesariamente terminando.

¿Cuánto tiempo crees que pasas en tu mente dándole vueltas a los mismos temas? Tal vez ya es tiempo de que te permitas recibir más ayuda y comprendas que en todas esas capas de pensamiento, existe un solo objetivo esperando: tu felicidad. Me refiero a una felicidad profunda, la que no se pierde fácilmente ante los cambios externos, ante las muertes y ante los incidentes. Los ángeles están aquí para ayudarte a recordar lo que es importante y lo que no lo es más… ¡Deja de dedicarle tanto tiempo a lo que no tiene importancia!

¿Qué piensas cuando lees o escuchas las palabras ángeles o arcángeles? Cierra tus ojos y deja que traigan la imagen adecuada para ti en este momento, sólo ciérralos… ¿Qué es lo primero que llegó a ti? Como sea y lo que sea que haya surgido está bien, sólo agradécelo y seguro será algo relacionado con la luz, el amor incondicional, con paciencia, ¿alegría?, o algo que te llevará a eso, aunque no lo entiendas hoy, ten por seguro que los ángeles no desaprovechan ninguna oportunidad. Saben que con el tiempo los escucharás más y con mayor claridad. Ellos desean transmitirte -y llenarte- de sentimientos de paz.

Recibe antes que nadie historias como ésta

También sé que para algunas personas lo más común es tratar de ir inmediatamente a la razón. Por lo que las palabras ángeles o arcángeles suelen estar generalmente mezcladas con algún otro tipo de ideas o dudas. Muchas veces me he topado con respuestas que van desde las alegres: “¡Me encantan! ¡Creo totalmente en su ayuda!” A las: “Me gusta la idea de ellos, pero no soy tan religioso.” “¿Eres monja?” Incluso algunas frases como: “Seguro eres la mejor católica para estar en contacto directo con ellos.” La verdad es que este libro no tiene que ver con ninguna religión en particular, ni con que necesites ser perfecto ante Dios (aunque ante Él si lo eres) para hacer posible esta comunicación, al final ¿quién puede decir que es perfecto en esta experiencia terrenal? Este libro no está escrito con la finalidad de convencer a nadie, a cada quien le llega en su momento la esencia de un poder superior. Estas letras están escritas desde el amor que he encontrado en los mensajeros de Dios y con la intención de compartir las experiencias de vida que me han asombrado más allá de lo que hubiera imaginado.

Con cada experiencia he crecido, he vibrado y con cada revelación he aprendido y aún aprendo tanto… y es cierto, nunca se termina de aprender. Creo que lo más abrumador que puedo decir sobre la comunicación con el mundo espiritual, es que llevo más de cuarenta años aprendiendo de ellos y no dejan de asombrarme. (Y esto no es fácil de decir tratándose de algo que se pueda experimentar en esta tierra.) Si uno toma por sentado la presencia del mundo espiritual sin agradecerla y valorarla… la magia desaparece, y tu vida está hecha para vivirse con un júbilo mágico. Más que de saber, creo que se trata de cómo vivimos las experiencias, incluso las que nos invitan más allá de la razón. La razón parece un lugar seguro, pero la intuición nos lleva a lugares insospechados donde late nuestro corazón y nos regresan a una vida sorpresivamente guiada, no sabes qué va a suceder cada día, sólo sabes que la luz está haciendo en ti y en tu camino lo que sabe hacer, y eso llena de paz.

Por eso, no es mi intención llenarte de datos, ni deseo que “sepas” del tema, la vida no es más extraordinaria por “saber” sino por la forma en que se vive. Mi intención es ayudarte a reconectar con ese amor profundo que todo lo transforma. Comparto en este libro algunas de esas revelaciones que me han transformado, sé que se quedarán en ti como semillas dispuestas a germinar para cuando cada quien esté listo a aceptar un mayor grado de amor en sus vidas, sin ser necesariamente de una religión en particular, sólo aceptando religiosamente amarnos los unos a los otros. Sí, para eso nos brindan mucha ayuda los expertos en el amor incondicional.

La voz del mundo espiritual siempre está disponible para quien desee escuchar, esto será más o menos fácil, depende de tu estado de ánimo, de tu nivel de conciencia y de qué tanto desees realmente escuchar, pues me he dado cuenta de que muchas personas en realidad lo que quieren es vivir una experiencia que podemos llamar “especial”, “paranormal” o respuestas rápidas, de preferencia que coincidan con lo que piensan, con lo que desean, o sería un súper hit si la respuesta coincide exactamente con lo que les encantaría escuchar, o sea algo así como pasar en un auto por su comida rápida o su “cajita feliz”, pero sin tener que profundizar en las acciones, en las reacciones, ni en los pensamientos, sólo prefieren que les digan la respuesta a su pregunta sin hacer cambios profundos en su vida.

Tal vez algunos querrán acercarse por curiosidad, otros por sentir “esa” emoción particular… las buenas noticias son que, independientemente de la razón, de qué tanto sepas o qué tan preparado creas estar, los ángeles están listos desde siempre para estar contigo. ¡Están listos, sí!, para apoyarte hasta donde tú les permitas, Ellos se comunicarán para que te sientas mejor y te ayudarán a hacer los cambios, desde los más pequeños hasta los que consideres más difíciles o importantes en tu vida, pero sin duda, y esto es algo que sé que no les interesa, sin ser el foco de atención, ¡tú eres su foco de atención!, las 24 horas del día, los 7 días de la semana y ¡de todas las semanas de todos los años! Tú mereces ese amor en forma de atención.

Como eres su foco de atención todo el tiempo, he aprendido que se comunican directamente contigo en tu mente, de manera telepática, con ideas repetitivas y con las cuatro habilidades psíquicas que expliqué en mi anterior libro, Una Vida con Ángeles; el énfasis está en su mensaje no en ellos. Los arcángeles, al no tener ego, no les interesa ser el personaje principal de la historia, su enfoque lo tienen en ti y saben qué necesitas escuchar exactamente, cuándo, y además sabrán darte las millones de respuestas e ideas divinamente guiadas, hasta que elijas creer más y más, ayudándote a aumentar la bendita confianza todos los días de tu vida, hasta en esos casos cuando tu vida depende de confiar.

Los arcángeles son seres poderosos que tienen la fuerza y la sabiduría para ayudarte a disminuir tus miedos, desde los más triviales hasta los que parecen de vida o muerte. Ellos pueden salvar tu vida, incluso salvarte de ti, pueden ayudarte a salir de la depresión, de la frustración, del auto boicot, pueden ayudarte a ser la mejor versión de ti. Te paso esta pista desde un inicio, te darás cuenta de que las respuestas les llegan más… a los que realmente quieren escuchar y siempre son reveladas si tu intención es crecer.

Por último, aclaro que en diferentes partes del libro, utilizo de manera indistinta la palabra ángeles y arcángeles pues tienen el mismo origen y son en perfecta unidad con Dios. Ellos comprenden tus necesidades y sin que haya grados de dificultad, te responderá el arcángel del que más aceptes su ayuda. Digamos que cada uno tiene su estilo y tú el tuyo.

Cómo está escrito este libro y cómo te puede servir más

Una cosa es la Angelología, es decir “el estudio de los ángeles” desde un punto de vista teológico, sus clasificaciones, jerarquías, esferas… y otra cosa muy distinta es la experiencia de la canalización de ángeles y arcángeles, es decir ser un canal para su voz y su sabiduría. Este libro está enfocado más en el segundo punto. Cuando el Espíritu Santo me guio a empezar a dar cursos y certificaciones pregunté muy claramente qué necesitaba aprender y qué querían que enseñara. Pensé que la respuesta inicial se trataría de dedicarme profundamente al estudio teológico, de jerarquías, etcétera. Y estaba totalmente dispuesta a ello. Pero la respuesta, en cambio, fue muy conmovedora para mí, Ellos respondieron:

“Sólo sigue siendo un corazón de niña.”

Un niño se deja guiar, un niño considera que tiene muchas cosas que aprender; un adulto cree que sabe, necesita creerlo, desea controlar más, desde lo más pequeño a lo que considera muy relevante cuidar. El adulto se aferra a lo que sabe, independientemente si lo pone en práctica o no, incluso parte de lo que creen se convierte en su identidad o en su tarjeta de presentación.

A mí me han pedido, en cambio, que me mantenga dispuesta como un corazón de niño, y te lo comparto porque seguro te ayudará a que tú también recibas más, si te adentras a este libro desde ese corazón de niño recibirás más así como yo he recibido. Arcángel Miguel de manera contundente me aclaró que era totalmente innecesario dedicarme a un estudio teológico por una sencilla razón: cuando un hermano se acercara a mí buscando sanación, consuelo y guía, mis estudios y jerarquías no lo ayudarían a sanar sus heridas, pero un corazón que escucha a los ángeles y sus palabras, sí. Así que he mantenido eso en mente cada vez que enseño, cada vez que alguien se acerca a mis cursos o a mis libros. Un corazón que está abierto y lleno de devoción, logra transmitir su profundo amor, y eso sí es un bálsamo sanador.

¿Listo para empezar?

Para que te resulte muy sencillo aprender de cada uno de los arcángeles, en el apart ...