Loading...

UN AñO DE MILAGROS

Marianne Williamson  

0


Fragmento

ÍNDICE

Portadilla

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

DÍA 1

DÍA 2

DÍA 3

DÍA 4

DÍA 5

DÍA 6

DÍA 7

DÍA 8

DÍA 9

DÍA 10

DÍA 11

DÍA 12

DÍA 13

DÍA 14

DÍA 15

DÍA 16

DÍA 17

DÍA 18

DÍA 19

DÍA 20

DÍA 21

DÍA 22

DÍA 23

DÍA 24

DÍA 25

DÍA 26

DÍA 27

DÍA 28

DÍA 29

DÍA 30

DÍA 31

DÍA 32

DÍA 33

DÍA 34

DÍA 35

DÍA 36

DÍA 37

DÍA 38

DÍA 39

DÍA 40

DÍA 41

DÍA 42

DÍA 43

DÍA 44

DÍA 45

DÍA 46

DÍA 47

DÍA 48

DÍA 49

DÍA 50

DÍA 51

DÍA 52

DÍA 53

DÍA 54

Recibe antes que nadie historias como ésta

DÍA 55

DÍA 56

DÍA 57

DÍA 58

DÍA 59

DÍA 60

DÍA 61

DÍA 62

DÍA 63

DÍA 64

DÍA 65

DÍA 66

DÍA 67

DÍA 68

DÍA 69

DÍA 70

DÍA 71

DÍA 72

DÍA 73

DÍA 74

DÍA 75

DÍA 76

DÍA 77

DÍA 78

DÍA 79

DÍA 80

DÍA 81

DÍA 82

DÍA 83

DÍA 84

DÍA 85

DÍA 86

DÍA 87

DÍA 88

DÍA 89

DÍA 90

DÍA 91

DÍA 92

DÍA 93

DÍA 94

DÍA 95

DÍA 96

DÍA 97

DÍA 98

DÍA 99

DÍA 100

DÍA 101

DÍA 102

DÍA 103

DÍA 104

DÍA 105

DÍA 106

DÍA 107

DÍA 108

DÍA 109

DÍA 110

DÍA 111

DÍA 112

DÍA 113

DÍA 114

DÍA 115

DÍA 116

DÍA 117

DÍA 118

DÍA 119

DÍA 120

DÍA 121

DÍA 122

DÍA 123

DÍA 124

DÍA 125

DÍA 126

DÍA 127

DÍA 128

DÍA 129

DÍA 130

DÍA 131

DÍA 132

DÍA 133

DÍA 134

DÍA 135

DÍA 136

DÍA 137

DÍA 138

DÍA 139

DÍA 140

DÍA 141

DÍA 142

DÍA 143

DÍA 144

DÍA 145

DÍA 146

DÍA 147

DÍA 148

DÍA 149

DÍA 150

DÍA 151

DÍA 152

DÍA 153

DÍA 154

DÍA 155

DÍA 156

DÍA 157

DÍA 158

DÍA 159

DÍA 160

DÍA 161

DÍA 162

DÍA 163

DÍA 164

DÍA 165

DÍA 166

DÍA 167

DÍA 168

DÍA 169

DÍA 170

DÍA 171

DÍA 172

DÍA 173

DÍA 174

DÍA 175

DÍA 176

DÍA 177

DÍA 178

DÍA 179

DÍA 180

DÍA 181

DÍA 182

DÍA 183

DÍA 184

DÍA 185

DÍA 186

DÍA 187

DÍA 188

DÍA 189

DÍA 190

DÍA 191

DÍA 192

DÍA 193

DÍA 194

DÍA 195

DÍA 196

DÍA 197

DÍA 198

DÍA 199

DÍA 200

DÍA 201

DÍA 202

DÍA 203

DÍA 204

DÍA 205

DÍA 206

DÍA 207

DÍA 208

DÍA 209

DÍA 210

DÍA 211

DÍA 212

DÍA 213

DÍA 214

DÍA 215

DÍA 216

DÍA 217

DÍA 218

DÍA 219

DÍA 220

DÍA 221

DÍA 222

DÍA 223

DÍA 224

DÍA 225

DÍA 226

DÍA 227

DÍA 228

DÍA 229

DÍA 230

DÍA 231

DÍA 232

DÍA 233

DÍA 234

DÍA 235

DÍA 236

DÍA 237

DÍA 238

DÍA 239

DÍA 240

DÍA 241

DÍA 242

DÍA 243

DÍA 244

DÍA 245

DÍA 246

DÍA 247

DÍA 248

DÍA 249

DÍA 250

DÍA 251

DÍA 252

DÍA 253

DÍA 254

DÍA 255

DÍA 256

DÍA 257

DÍA 258

DÍA 259

DÍA 260

DÍA 261

DÍA 262

DÍA 263

DÍA 264

DÍA 265

DÍA 266

DÍA 267

DÍA 268

DÍA 269

DÍA 270

DÍA 271

DÍA 272

DÍA 273

DÍA 274

DÍA 275

DÍA 276

DÍA 277

DÍA 278

DÍA 279

DÍA 280

DÍA 281

DÍA 282

DÍA 283

DÍA 284

DÍA 285

DÍA 286

DÍA 287

DÍA 288

DÍA 289

DÍA 290

DÍA 291

DÍA 292

DÍA 293

DÍA 294

DÍA 295

DÍA 296

DÍA 297

DÍA 298

DÍA 299

DÍA 300

DÍA 301

DÍA 302

DÍA 303

DÍA 304

DÍA 305

DÍA 306

DÍA 307

DÍA 308

DÍA 309

DÍA 310

DÍA 311

DÍA 312

DÍA 313

DÍA 314

DÍA 315

DÍA 316

DÍA 317

DÍA 318

DÍA 319

DÍA 320

DÍA 321

DÍA 322

DÍA 323

DÍA 324

DÍA 325

DÍA 326

DÍA 327

DÍA 328

DÍA 329

DÍA 330

DÍA 331

DÍA 332

DÍA 333

DÍA 334

DÍA 335

DÍA 336

DÍA 337

DÍA 338

DÍA 339

DÍA 340

DÍA 341

DÍA 342

DÍA 343

DÍA 344

DÍA 345

DÍA 346

DÍA 347

DÍA 348

DÍA 349

DÍA 350

DÍA 351

DÍA 352

DÍA 353

DÍA 354

DÍA 355

DÍA 356

DÍA 357

DÍA 358

DÍA 359

DÍA 360

DÍA 361

DÍA 362

DÍA 363

DÍA 364

DÍA 365

AGRADECIMIENTOS

Créditos

Grupo Santillana

INTRODUCCIÓN

Un milagro es un cambio en la manera de pensar, un giro del miedo al amor. A primera vista esto puede sonar un poco ridículo. ¿Cómo puede producirse un cambio milagroso tan sólo transformando el pensamiento?

Y sin embargo, esto es exactamente lo que sucede. Cada pensamiento que generamos crea una forma en algún nivel. Un pensamiento simple —que puede parecer trivial o incluso poco importante— lleva dentro de sí el poder de mover montañas.Y eso es apenas lo mínimo que puede hacer. No existe poder en el mundo —ya sea dinero, tecnología, negocios o gobierno— que pueda compararse con el poder que ejercemos cuando utilizamos nuestras mentes con el propósito de amar.

“¡Yo amo, yo amo!”, podrías decir. Por supuesto que sí. Todos amamos. El problema es que amar no es lo único que hacemos. Amamos, pero luego retiramos el amor. Amamos, pero dejamos de hacerlo cuando se vuelve inconveniente. Amamos, pero sólo hasta que el ego se siente en peligro.

Y entonces sucede que mientras amamos no ejercemos el poder del amor. Amamos, pero no de manera total. Y por ello al amar, no logramos hacer milagros.

El propósito de este libro es ayudarte a guiar tu mente hacia pensamientos de amor que puedan romper las cadenas del miedo que te esclavizan. Si tan sólo tomamos un momento, una situación, un pensamiento al día, podremos desprendernos lentamente de las formas más simples del pensamiento que nos tienen atados. De esta manera nos volveremos hacedores de milagros para nosotros y para todo el mundo.

El primer lugar donde hay que empezar no es en el mundo que te rodea, sino dentro de ti mismo. No vas a hacer un milagro en tu entorno, sino dentro de tu propia mente.

Porque la mente es la causa y el mundo es el efecto podemos modificar el mundo al cambiar los pensamientos que tenemos sobre él.

Comienza con un sencillo paso:

Baja el libro y mira a tu alrededor. Mira la silla en la que estás sentado, o la mesa que está cerca de ti o las paredes que te rodean. Y pregúntate esto: ¿Cuáles son mis pensamientos sobre esta silla o esta mesa, o esta pared? ¿Que tal vez no son lo suficientemente buenos o bonitos? ¿O tal vez ni siquiera pienso en ellos y más bien los doy por sentado?

Ahora intenta hacer un cambio: Guau, qué afortunado soy de tener una silla. Billones de personas no la tienen. Qué afortunado soy de tener una mesa. Billones de personas no la tienen. Y qué afortunado soy de tener paredes a mi alrededor. Billones de personas no las tienen.

Nota la sutil variación energética que tuvo lugar cuando hiciste ese cambio, y cómo tu pensamiento pasó de ser una especie de lugar más duro a otro más blando, de algo que flota alrededor de tu cabeza a un sitio dentro de tu corazón.

Y ahora lo que debes saber es esto: HAS CAMBIADO EL UNIVERSO.

Sí, eso es exactamente lo que dije.

Las corrientes de viento en el Polo Norte se ven perturbadas cuando una mariposa bate sus alas en América del Sur, y el mundo entero es afectado con cada pensamiento que desarrollas. Por supuesto, no tienes que aceptar esta idea. Un hacedor de milagros simplemente lo sabe.

Cualquiera puede ser un hacedor de milagros, cualquiera que elija serlo. Cualquiera puede escuchar el sonido de la antigua melodía que nos llama pidiéndonos que recordemos quiénes somos en realidad y el poder que tenemos. Un hacedor de milagros acepta la idea de que cada pensamiento tiene un efecto no sólo en quien lo piensa, sino también en todos los demás.

No es necesario que creas en nada de esto. Este libro es una guía, no una doctrina. Pero sólo inténtalo y observa cómo las cosas cambian.

Así que ya dejamos claro que tal vez no tengas ni idea de lo que significa tu silla o tu mesa o tu pared.Y, sin embargo, el significado que atribuimos a lo que nos rodea determinará el sentido que las cosas tengan para nosotros. Si piensas que algo no es lo suficientemente bueno, nunca lo será. Si piensas que algo es maravilloso, cada vez será mejor.

Este tipo de pensamientos son, pues, milagrosos:

Doy gracias por esta silla, por esta mesa, por esta pared.

Recuerdo con compasión a quienes no tienen estas comodidades y oro porque reciban lo que necesitan.

Me ofrezco a mí mismo para que por medio de mí se pueda poner fin al sufrimiento en el mundo.

¿Qué te han hecho sentir esos pensamientos, no a los otros, sino a ti?

En realidad, te han situado en un lugar distinto del universo. Has dejado de ser alguien con un corazón relativamente abierto para transformarte en alguien con un corazón totalmente abierto. Y mientras más se abra tu corazón, más milagros recibirás.

Los milagros ocurren de manera natural como expresiones del amor. Cuando eliges amar, eliges hacer milagros.

Las páginas que siguen son 365 lecturas, cuando se hacen diariamente, pueden ayudarte a permanecer centrado en el amor y evitar las distracciones del miedo, la ansiedad, la culpa y de todo aquello que no está construido con base en el amor. Escoger pensar a diario con amor es lo que determina los tipos de milagros aparecerán en nuestras vidas. El universo está listo para prodigarte sus bendiciones. ¿Estás listo para recibir estos regalos? Rezo porque este libro pueda ayudarte.

image

image
DÍA 1

El universo anhela en cada momento traerme felicidad y paz

El universo no funciona al azar sino mediante la intención: refleja la voluntad de Dios, del pensamiento cósmico que guía todas las cosas a alcanzar su mayor perfección.

El ego de mi mente —mi propia autodenigración disfrazada de amor propio— me lleva siempre hacia el miedo, atrayéndome hacia pensamientos de culpa, hacia la lucha constante y la percepción de las faltas que hay en mí o en los demás. Su objetivo es darme sufrimiento o condenar todas mis ilusiones.

El espíritu dentro de mí me lleva sólo a la alegría, al inspirarme a ver el amor en los demás y a descubrir los milagros que se esconden dentro de todas las cosas. El universo es la propia escritura de Dios, ya que en éste Él crea y recrea la perfección de lo que Él es. Dentro de esta perfección se encuentra mi ser verdadero, y en mi ser verdadero me lleno de felicidad y paz.

Hoy no voy a ceder a la tentación de tomar las veredas del dolor, sino que voy a dirigirme por los caminos de la alegría y la paz. Que el espíritu de Dios proteja mi mente de las fuerzas del miedo que podrían afectar mis pensamientos. No voy a caer en el engaño de las falsas creencias que apoyan la culpa y el conflicto, sino que voy a permanecer constantemente inspirado por las percepciones divinas de la inocencia y el amor, pues allí es donde voy a experimentar el gozo de la creación divina.

image
DÍA 2

El perdón me libera del dolor

No perdonamos a los demás para su propio beneficio; los perdonamos en beneficio de nuestra propia paz mental. Cualquier ataque a otra persona es un ataque a nosotros mismos, ya que en el universo espiritual no somos más que uno. Lo que pienso de otro lo pienso sobre mí. Todos formamos parte de la unidad del amor de Dios. Sólo el amor es verdadero y sólo el amor tiene poder; todo lo demás es una absoluta ilusión.

El perdón me salva del dolor. Si yo creo que “lo que me hiciste” es real, entonces también creo que las consecuencias de esos hechos son reales. Si logro pasarlo por alto, podré superarlo. El problema sencillamente es éste: ¿dónde pongo mi fe? ¿La pondré en actos carentes de amor de lo que otro me ha hecho, o bien, en el amor eterno que está dentro de todas las cosas y corrige todos los males? En la medida en que pueda desapegarme del momento doloroso, dejaré de sentirme afectado por él. He decidido poner mi fe en otro sitio. En eso consiste el milagro del perdón.

He podido pasar por situaciones amargas en mi vida, y, por supuesto, tengo que procesar esos sentimientos… pero no tengo que ser condescendiente con ellos. Necesito honrar lo que siento… pero no tengo que echárselo a nadie en cara. Al permanecer en la verdad espiritual, en la que sólo el amor es real, desarrollo la habilidad de pasar del sufrimiento a soltar con mayor rapidez todas las vejaciones. Con el tiempo y conforme el perdón se vuelve mi forma de vida, el intervalo de tiempo entre ambos momentos dejará de existir.

image
DÍA 3

No puede haber oscuridad donde yo pongo luz

La luz es a la oscuridad lo que el amor es al miedo; en el momento en que uno está presente, el otro desaparece. Todas las oscuridades de mi vida —los miedos, las neurosis, disfunciones y enfermedades— no son tanto cosas en sí, como ausencia de cosas. Lo que representan no es tanto un problema, como la ausencia de una solución. Y la solución es el amor. Todas las manifestaciones del temor desaparecen en la presencia del amor.

Así que hoy doy un paso contra la oscuridad, sabiendo que el amor me salvará de todos los engaños dolorosos que habitan mi mente. Al permitir que la mente se rinda al amor y pueda dedicarme a la luz del Ser Verdadero, el amor eliminará mis miedos y la luz disipará toda la oscuridad.

No es el amor que recibo de otros, sino el que soy capaz de dar el que me salvará hoy del sufrimiento. Traigo a mi mente ahora a cualquier persona a la que esté evitando darle amor o perdón, o bien cualquier situación que me impide tener fe en los milagros, y dejo ir esos pensamientos para recibir curación.

image
DÍA 4

Dios está siempre conmigo, porque Dios está en mi mente

Dios no está fuera de mí, sino que vive en mi corazón. Vive en mi mente tanto como yo vivo en la suya. No hay nada que pueda hacer y ningún lugar adonde ir que pueda alejarme de Dios.

Creer que puede existir una distancia entre Dios y yo es la raíz de todos los problemas. Ya que no existe separación alguna, no estoy sólo porque Dios siempre está conmigo.

No existe ningún problema que Dios no pueda resolver. Él me guía a elegir el pensamiento y la acción correctos cuando así se lo pido. Él puede dividir las aguas y calmar todas las tormentas por medio de su espíritu que vive dentro de mí.

Sin importar lo que tenga que enfrentar hoy, no necesito tener miedo, ya que Dios es todopoderoso y Dios se encuentra aquí. Nunca estoy separado de Aquel que me ha creado. No hay nada que pueda hacer que lo aleje de mí. Soy amado, estoy en su cuidado y me siento totalmente seguro entre sus brazos.

image
DÍA 5

PARA REFLEXIONAR

El milagro de entregarse

Dios conoce los lugares torcidos que necesitan enderezarse, todas las heridas de nuestro corazón que han permanecido tantos años sin cerrar y todas las partes rotas de nuestra vida que no se han reparado. Y Él, que es el autor de los milagros, tiene el deseo y el poder infinito para sanarlo todo.

En un momento dado, no importa tanto cómo hemos llegado a ser de cierta manera. Hasta que podamos admitir nuestros defectos y aceptar la responsabilidad de que sin importar cómo y de quién los hayamos adquirido, ahora son nuestros, hasta ese momento Dios mismo no tiene poder para sanarlos. Podemos hablar durante horas con un terapeuta sobre cómo nuestra relación con mamá o papá nos ha hecho desarrollar alguna característica de nuestro comportamiento, pero eso no logrará que desaparezca. El poder nombrarlo y entregarlo a Dios, y pedirle que lo elimine, ése es el milagro de la transformación personal. Puede que no desaparezca en un instante, pero sus días ya están contados. La medicina ya está en tu torrente sanguíneo psíquico.

image
DÍA 6

En el universo espiritual, sólo el amor es real y nada más existe

Mientras las apariencias del mundo tridimensional me engañan al hacerme creer que hay poderes mayores que la voluntad de Dios, en realidad sólo el amor es el reino, el poder y la gloria. Mis sentidos físicos son instrumentos útiles, pero no son el árbitro de la verdad. Sólo el amor en mi corazón es el verdadero conocedor de todas las cosas.

El mundo me ha llevado a dar crédito a las ilusiones del miedo y la separación, y a no creer en la verdad que se encuentra detrás de esto. Hoy doy un paso hacia la verdad al permitir que mi percepción vaya más allá de lo que mis sentidos me revelan, hasta aquello que sé cierto en mi corazón. Me comprometo con la convicción de que sólo el amor es real y reconozco la inexistencia de cualquier otra cosa. De esta manera reclamo el poder del hacedor de milagros, que es un medio por el cual Dios en su voluntad hace que prevalezca el amor.

Sin importar la situación en que me encuentre hoy, recuerdo que sólo el amor es real. No voy a dejarme engañar por las falsas apariencias. Cuando no pueda encontrar mi camino guiado por la visión verdadera, pediré a Dios que me recuerde que las falsas apariencias no tienen poder frente a su voluntad. Oro porque mi ojo interior se abra hacia el amor que está en todas las cosas.

image

¡No te lo pienses más y disfruta del libro entero!

Comprar en:

Descubre otros libros de

Compártelo: