Loading...

Noticia

 

Lamentamos el fallecimiento de Luis Zapata ocurrido el pasado 04 de noviembre. El autor escribió uno de los títulos más importantes de la literatura nacional mexicana: El vampiro de la colonia Roma.

Esta obra, con un lenguaje vigorizante y particular sentido del humor, significó un antes y un después en la literatura LGBT+. Se trata de un clásico de la literatura homosexual y un innegable referente al mundo gay en México.

Luis Zapata nació en Chilpancingo, Guerrero, en 1951. Fue licenciado en Letras francesas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Durante su larga carrera literaria obtuvo una enorme cantidad de premios, entre ellos el Premio Nacional de Novela Juan Grijalbo en 1987 con El vampiro de la colonia Roma. En 1992 obtuvo el Premio Estatal al Mérito Literario Juan Ruiz de Alarcón, otorgado por el gobierno del estado de Guerrero.

Fue traductor y colaborador y miembro del consejo editorial de diversas revistas nacionales. También fue becario en varias ocasiones del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Con El vampiro de la colonia Roma, publicada por primera vez en 1979, Luis Zapata no sólo creó una nueva forma de contar una historia, sino que volvió visible y le dio voz pública al mundo gay, abriéndole camino así a una corriente con un espacio por derecho propio.

Entre su extensa obra literaria se encuentran también otros títulos como Hasta en las mejores familias, De pétalos perennes, En jirones, La más fuerte pasión, entre muchos otros. Algunas de sus obras fueron adaptadas al cine y al teatro.

«Qué triste perder a un gran escritor como Luis Zapata. El vampiro de la colonia Roma es un libro que rompe paradigmas y que abrió brechas. La literatura mexicana se hizo más amplia, más diversa, desde su publicación. En ese entonces, época de cambios, su libro molestó a muchos y atrapó a otros. Hoy es capital para apreciar nuestra geografía literaria. Más allá de etiquetas, Luis Zapata fue un autor clave y todos sus lectores estamos en deuda con él.»

Andrés Ramírez, Director Editorial, División Literaria y Bolsillo en PRH.

«La miopía con la que El vampiro fue recibida al principio por las mentes pacatas de México ha cedido su sitio a por lo menos tres generaciones de lectores que supieron ver en esta novela el vigor de su lenguaje, su relevancia sociológica y su extraordinario sentido del humor. [...]] Ése es el carácter de la novela que el lector se dispone a disfrutar: una superficie textual resbaladiza, quizá un poquito demasiado llamativa, obscena por momentos, chistosa, pero sobre todo sabia, cachonda, flexible, desbordante de una sensibilidad intensa, alegre, y extrañamente acogedora.»

Julián Herbert

 

Compártelo: