Loading...

ARREGLA TU VIDA CON GRAFOLOGíA

Maryfer Centeno  

0


Fragmento

Introducción

Amig@ querid@:

Cuando David, mi editor, me propuso escribir un libro sobre ejercicios de personalidad, no lo esperaba, me tomó por sorpresa: tengo tantas dudas, miedos y angustias por vencer.

Tanto Grafomaniatics como Grafología en el amor, reflejaron dos etapas en mi vida: Grafomaniatics reveló a la mujer que se enfrenta al mundo por primera vez y todo la toma por sorpresa. Grafología en el amor, es la voz de la recién casada que descubre que una relación es mucho más que amor. Ahora, con Arregla tu vida con grafología te presento –y te invito− a una reinvención, te confieso una catarsis profunda que encierra todas las emociones humanas, debo decirte, querido lector, que estoy en ese momento donde ¡o me reinvento o me muero!

La primera parte de este libro es para que te conozcas, ubiques tus conflictos y dolencias; la segunda es para que juntos arreglemos nuestro corazón, nuestra alma y también para ¡escribir un nuevo futuro!

Recibe antes que nadie historias como ésta

¿Es la grafología una ciencia?

Como lo recordarás, la grafología es una ciencia y está basada en las neurociencias, cuyo propósito es analizar la personalidad por medio de la escritura. Aceptada como una disciplina científica con valor incluso jurídico, la grafología logra descifrar la verdadera personalidad que, en ocasiones, puede enmascararse a voluntad.

La extraordinaria exactitud de las revelaciones de personalidad que obtenemos con la grafología usualmente se confunde con una actividad esotérica, sin embargo, los estudios científicos lo desmienten: la escritura es una actividad en la cual expresamos nuestros rasgos inconscientes, la grafología se dedica a desentrañarlos. Por ello, jamás intervienen elementos adivinatorios, astrales, ni alguna otra práctica metafísica.

En general son personas sin estudios quienes, en su afán por desprestigiar a la grafología, argumentan falsamente una relación entre ésta con lo esotérico; son los “profesionales” partidarios de esta opinión quienes la juzgan y desacreditan, pero realmente desconocen el tema con profundidad. Curiosamente, la gente no sabe los alcances de la grafología, a pesar de ser una ciencia anterior a la psicología: los estudios de Jean-Hippolyte Michon, pionero en la materia, se remontan hacia 1870. Es evidente que la grafología ha sido criticada por falta de información y desconocimiento en el tema.

Pero ¿es la grafología una ciencia? Hoy, con pruebas en la mano te contesto que posee un gran rigor científico. Utiliza los principios, técnicas y leyes en que se sustenta cualquier otra ciencia, como una metodología, terminologías e hipótesis comprobables. La grafología se dedica al estudio de la relación entre los procesos mentales y los trazos, además es una ciencia que se especializa en conocer más al cerebro humano; aún desconocemos mucho sobre este músculo maravilloso.

Para entender la importancia que tiene la grafología como herramienta de análisis, es necesario tener presente que la escritura es un acto complejo. La neurofisiología, pilar de las neurociencias, explica con argumentos sólidos todos los elementos que participan en esta actividad: compuesta por una amplia serie de movimientos rítmicos. La escritura es consecuencia de un sofisticado proceso neurofisiológico. Comienza en la corteza cerebral, pasa por la médula espinal donde participan una gran cantidad de músculos y termina generalmente en los movimientos de la mano −Adriana Macías lo hace con los pies−. Al mismo tiempo, la coordinación de la vista y los pensamientos inconscientes completan el conjunto de elementos que logran estampar un trazo en el papel.

Ahora bien, el proceso de aprendizaje en las primeras etapas de vida, complementado con diversos factores de maduración psicobiológicos, hacen de la escritura y de los trazos en general una proyección de la psique de quien los realiza.

Grafología y psicología van de la mano, avanzan juntas para realizar un esquema y una estructura funcional de la personalidad. Así como el psicoanálisis, la grafología es interpretativa, forma parte de las técnicas proyectivas para evaluar y entender la personalidad. La grafología se vincula con la psicología humanística porque se ocupa de la voluntad, la responsabilidad moral, la conciencia del Yo y los estímulos del individuo en general. Es una ciencia íntimamente ligada al estudio del cerebro y las neurociencias.

Cada vez los estudios sobre la grafología adquieren mayor relevancia: psiquiatras, neurocientíficos, fisiólogos, psicólogos, estudiantes, incluso no profesionistas interesados en el tema, están realizando investigaciones de neuroescritura, la simbología y el inconsciente, test de personalidad y análisis de la escritura, entre otros.

En el Instituto de Investigaciones Psicológicas, en Milán, se llevó a cabo un experimento con 839 personas, el cual permitió identificar y precisar 226 signos gráficos reveladores de conductas psicológicas: ¡fueron más de 800 particularidades! entre tendencias y actitudes según la personalidad de cada individuo.

Esta investigación permite bosquejar un mapa conductual con lo cual se demuestra que la grafología es capaz de aportar conocimientos psicológicos verídicos del hombre.

Ya son más de 130 años los que garantizan la reputación de la grafología. A través del tiempo, filósofos, médicos, psiquiatras, psicólogos y fisiólogos, perfeccionaron este instrumento de análisis de la personalidad; actualmente la grafología goza de gran reputación y validez en Europa, especialmente en España y Francia.

¿Te das cuenta por qué la grafología nada tiene que ver con las prácticas esotéricas?, ¿comprendes el valor científico que tiene? Antes de revisar Wikipedia te pido que estudies a Carl Jung, Jch Guille, Eduardo Calixto, Mauricio Xandro, Alfred Binet, Crepieux Jamin, Marco Marchesan, Elizabeth Wenk Wehmeyer, Rebeca González, Augusto Vels; una vez que los leas espero tus comentarios.

Cerebro y escritura

La letra es un reflejo de la persona
en el momento irrepetible en que la plasma.

A continuación, el neurólogo mexicano, David Briones Rosales, nos comparte las seis etapas neurofisiológicas correspondientes al proceso de escritura:

PRIMERA

El cerebro relaciona mentalmente cualquier objeto o situación con su nombre y, por lo tanto, con las letras que lo componen. Por ejemplo, un árbol con la palabra “árbol”. Para efectuar esta fase es preciso que el individuo adquiera, a su debido tiempo, las imágenes visuales de dichos objetos.

SEGUNDA

Imagen y sonido se asocian. El objeto real y su nombre se relacionan con su sonido, es decir, la forma en que lo pronunciamos.

TERCERA

Ya que se relacionan mentalmente el objeto, su nombre y la palabra auditiva, entramos en la etapa donde la palabra sonora será sustituida por la imagen de la palabra, o sea el grafema −la letra escrita−. Esto no lo puede hacer un analfabeto.

CUARTA

Una vez que el grafema queda debidamente procesado por el cerebro es posible deformarlo, o mejor dicho personalizarlo. Ésta es la base de la grafología: la personalización del modelo caligráfico. Por eso todos tenemos diferentes tipos de letra.

QUINTA

Todo grafema se guarda en la memoria cinestésica, también los movimientos musculares que se aprendieron en la infancia para escribirlo. Curiosamente, aunque para escribir es importante la vista, la memoria visual no interviene en este proceso.

SEXTA

Es una actividad bioeléctrica. Para escribir, el cerebro envía órdenes a cada uno de los músculos que intervienen en esta actividad. Específicamente, el lóbulo parietal determina cuáles serán los movimientos necesarios, luego pasa esa información a la circunvolución frontal que interpreta el mensaje codificado y emite los impulsos neuroeléctricos necesarios. Esos impulsos se conducen a través de fibras nerviosas, llegan hasta la médula espinal y de ahí a los nervios del brazo que conducen hasta cada uno de los músculos de la mano que intervienen en el acto de la escritura.

img21

¿Qué es la grafoterapia?

Todos escribimos diferente de acuerdo con nuestro estado de ánimo y nuestras experiencias, podemos hacer tantos tipos de letra como expresiones faciales. Sin embargo, sin importar esa diversidad de formas, siempre permanece en ellas nuestra “esencia”, la cual define quiénes somos. La grafología es una herramienta que nos ayuda a develar esa peculiaridad que nos caracteriza. A través de nuestra escritura podemos conocernos mejor y también a los demás.

Pero eso no es todo, tú puedes utilizar la grafología para transformarte. Por ejemplo, modificar algunos rasgos de tu letra: tamaño, inclinación y forma, te ayuda a curarte de enfermedades como la migraña y hasta de manías inconscientes como la depresión; agrandar la letra “g” mejora tu desempeño sexual; escribir lento te permite bajar de peso. La grafoterapia transforma tu vida porque genera un cambio en tu actitud. ¿Todo esto es posible? Te aseguro que sí, lo digo por experiencia propia: yo era una niña con epilepsia.

Entonces, ¿qué es la grafoterapia? Es escribir distinto para cambiar, es decir, modificar un rasgo de tu letra para mandar información diferente a tu cerebro y generar un cambio en tu cuerpo, tu conducta, tu personalidad y tu Yo interno. Suena irreal, ¿verdad? Pero si consideras que el cerebro posee plasticidad y puede crear nuevas conexiones neuronales para adaptarse, sobrevivir y mejorar, ya no suena tan descabellado.

Cuando tu grado de felicidad es mayor te importa menos lo que digan los demás, es un proceso normal. En cambio, cuando estás triste el mundo trama un complot en tu contra, te enfermas y te pasan cosas ...